jueves, 10 de septiembre de 2020

Pafman de Joaquín Cera: El inagotable ingenio de un dibujante.

 Desde que existen los cómics de superhéroes han existido, también, sus parodias. La revista americana Mad creada en el año 1952 por el editor, guionista y dibujante Harvey Kurtzman y editada por William Gaines, ya publicó una parodia de Superman en su número 4 y a partir de ahí continuó la burla de este género y de otras series en diferentes medios como la televisión o el cine.
En España en cuanto a superhéroes de estar por casa tenemos como no, al incombustible Superlópez de Jan, pero hoy hablaremos de un superhéroe mucho más tonto, pero a la postre, muy divertido:

 PAFMAN el defensor de Logroño City
Pafman fue creado en el año 1987 por Joaquín Cera para la nueva hornada de tebeos de Ediciones B. Según el mismo Pafman dice en una de sus renovadas aventuras fue “un personaje de relleno de los Mortadelos de finales de los ochenta y principios de los noventa”. Afirmación guasona pero que no compartimos sus lectores, pues la serie destacaba con un humor más desmadrado superior al resto de las historietas clásicas de Bruguera. Pafman fue y es una de las series con las situaciones más absurdas y surrealistas que te puedas imaginar. Inicialmente era un trasunto de Batman y de su ayudante Robin, en este último caso sustituido por un gato llamado Pafcat. Pero aparte de las similitudes con el traje, la serie fue claramente por otros derroteros: los del humor.

El dibujo tiene el encanto de la gran familia de personajes Bruguera pero el número de gags por viñeta, el slapstick más exagerado, los juegos de palabras, las referencias a la cultura popular del momento y las parodias de lo que se tercie, lo convierten en una de las mejores series de humor.


Reírte con sus aventuras es muy fácil. Cera tiene una chispa y unas ocurrencias sorprendentes. El mismo origen de Pafcat lo demuestra: Micifuz, el gato de un amigo inventor, cae en una lavadora en la que por error el protagonista ha echado 1 kilo de plutonio en vez del suavizante. El dueño del gato acaba cayendo también en la lavadora por culpa of course del prota y siete horas de centrifugado después nace Pafcat. Cosas así son normales en este cómic.

Al principio las aventuras de Pafman eran de dos páginas sin continuidad, pero a medida que su popularidad crecía, ganaron mayor extensión. Cera realizó historietas más largas de "continuará...” como “El asesino de personajes”, demostrando que el protagonista también funcionaba con actuaciones brillantes (dicho con ironía) en tramas largas.


Super Mortadelo nº 76 / 1987

El proceso de creación de las historias cortas se realizaba sin bocetos previos. Surgía la idea, y el autor creaba y dibujaba directamente en el original. Haciendo 30 o 40 variadas páginas mensuales Cera no tenía tiempo para bocetos previos. Fue uno de los humoristas gráficos del momento con más colaboraciones. Todo un todoterreno del dibujo ya que a parte de Pafman, Cera realizaba otros personajes como el Doctor Pacoestein y diversas páginas de temas variados para otras cabeceras como TBO o revistas como “Al Ataque” y “El Chou”, vinculadas a los programas de televisión presentados por Alfonso Arús, también para Ediciones B. Junto a Juan Carlos Ramis, otro de los nuevos guionistas y dibujantes de esa época, revolucionaron y actualizaron la forma de contar historietas de la herencia Brugueriana.

Sin embargo en 1996 Ediciones B decide cerrar toda su línea editorial de tebeos y dejar sólo los Olé de Mortadelo y Filemón y Superlópez. Parecía que Pafman desaparecería y caería en el olvido para siempre como muchos otros personajes cancelados... pero no.


JOAQUÍN CERA: EL INAGOTABLE INGENIO DE UN DIBUJANTE

Desde niño que Joaquín supo que lo suyo era dibujar. Pasó por la Escuela Joso. Participa en algún concurso de cómics y publica, con 18 añitos, su primera historieta titulada “El Capitan Fundimoso” en el apartado de colaboración de los lectores de la revista “Mortadelo Especial” de Bruguera. La editorial se fija en él y tan sólo cinco números después le ficha creando su primera serie “Rebuznos en el espacio”. Un año más tarde y sin que él tenga nada que ver, Bruguera cae en bancarrota.


Cera estuvo poco tiempo en el paro, pues un año después, en 1987, Ediciones B, la heredera del fondo editorial de la desaparecida Bruguera, lo ficha. La nueva editorial relanza las míticas cabeceras Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Pulgarcito, Superlópez y TBO y sus derivadas especiales, extras, etc. El arte del dibujante barcelonés se desbordará cada vez con mayor intensidad y se podrá ver por las diversas cabeceras conviviendo con los autores veteranos como Ibáñez, Segura, o Escobar. De este último legendario dibujante Cera llegó a entintar las páginas de sus famosos Zipi y Zape en los últimos años de su vida, cuando Escobar ya no podía hacerlo.

El humor de Joaquín Cera es rápido, con gags cada pocas viñetas. Un ejemplo lo encontramos en el fanzine Pepados que recopilaba algunas aventuras realizadas por Cera, Carlos Ramis y otros amigos dibujantes. La premisa era que, sin guión, uno dibujaba una viñeta directamente a tinta y el otro continuaba la siguiente con lo primero que se le ocurriese. El despiporre era considerable.

Otras importantes creaciones suyas son:
Dr Pacostein (1991-1996) estaba influenciado por el Dr Slump de Akira Toriyama y al igual que en el manga original, el protagonista era un inventor de lo más disparatado e imaginativo.


Tira para la revista TBO

Con Ramis, con el cual Cera se complementa muy bien, crean al alimón, Los Xunguis. Eran una especie de libro de los de buscar a Wally pero con pequeños extraterrestres gamberrillos como protagonistas. Estos libros "de búsqueda" han sido un éxito y han perdurado hasta hace muy pocos años. En la revista Zipi y Zape apareció una versión comiquera de Los Xunguis con dibujos de Cera y color de Ramis y en el año 2012 aparecio una nueva aventura titulada “Olimpiadas Galácticas”.



Pero toda esta fiesta de variedad de buenos autores que tenían los tebeos de Ediciones B, descartando solo los apócrifos más aberrantes, se perdió, como se ha mencionado antes, cuando la editorial decidió, de la noche a la mañana, dar carpetazo a todos sus tebeos clásicos, salvo el TBO que duró algo más.

Joaquín Cera se aparta del noveno arte con esta debacle en el cómic de humor y realiza los guiones del programa de televisión “Mucha Marcha” presentado por Leticia Sabater y de otros programas infantiles de la 2.

También trabajó para Neptuno Films en storyboards de “El patito Feo” y guiones de series infantiles como “La vaca Connie” y “Bandolero”, que se han visto sólo en el extranjero. El propio Cera afirmaba lo siguiente en la macro-entrevista conjunta que le hicieron en el Foro de la T.I.A: “fue una experiencia muy positiva en todos los sentidos, especialmente en el económico. Os aseguro que no hay comparación entre lo que se gana por hacer un guión para animación y una historieta de Pafman. Aparte de que, al no tener que dibujar, el trabajo es infinitamente más cómodo y rápido. Además, todos los guiones de series de dibujos que he hecho han sido para público infantil o preescolar (sin argumentos complejos ni enrevesados) y es muy gratificante trabajar para pequeñajos”

En el año 2000 sorprendentemente Ediciones B decide modernizar a Zipi y Zape de la mano del tándem Ramis-Cera. La renovación no tuvo el éxito esperado, debido, tal vez, a los prejuicios y al rechazo sistemático que tienen la mayoría de los lectores de siempre a que les cambien cosas de sus tebeos clásicos. Las nuevas aventuras de Zipi y Zape eran muy entretenidas para la nueva chavalería y también para los veteranos sin prejucios. Dos años más tarde, y después de 8 números de la colección Olé, se acabó el invento.




Marzo. Año 2004:
PAFMAN REDEVUELVE

“Creo que el elemento disparatado y surrealista sigue estando muy presente en Pafman. Soy consciente de que ése es su punto fuerte e intentaré potenciarlo al máximo” Joaquín Cera

 
Sorprendentemente en el año 2004 Ediciones B propone a Cera recuperar el personaje de Pafman con una nueva aventura formato álbum de 44 páginas. Tuvo el apoyo en este retorno del entonces editor del departamento infantil y juvenil de Ediciones B y guionista Francisco Sánchez. El autor presenta PAFMAN REDEVUELVE , una muy trabajada historieta en la que despliega nuevos personajes como Tina Tonas, la inteligente y sexy sobrina del héroe (una especie de Lara Croft con estética manga de la que ha bebido bastante la Sara Lavrof de Las aventuras de Tadeo Jones). Otra incorporación es la del sabio-para-todo Doctor Fuyú, a la que se suman los viejos conocidos como Mafrune, Dr. Ganyuflo y el archienemigo El Enmascarado Negro. Los héroes adquieren un traje de nuevo diseño más acorde con los tiempos, más línea ultimate superheroica. De hecho en esta primera historia aparecen algunos superhéroes con mucho cachondeo. El cómic juega con el propio medio, habla con los lectores, y despliega toda su absurda inventiva.

Esta y las siguientes historias suelen tener bastantes gags por página, con el añadido de que han de mantener una coherencia con la trama principal de la historia. Cera puede parodiar un género y saltar a otro con suma facilidad y brillantez. Además los chistes pueden ser un poco más subidos de tono porque ya no existen las limitaciones impuestas por la edad a la que iban dirigidos los antiguos tebeos.

El proceso de creación para estas nuevas historias largas es el siguiente: el guión se desarrolla en bocetos, tan bocetos que solo el autor los entiende. Estos son pasados a lápiz en papel de dibujo a los que se va añadiendo o van cambiando según las nuevas ideas y ocurrencias (posibles chistes en el fondo de la viñeta) que le vienen a la cabeza al autor en el proceso. Más tarde se pasa todo a tinta. Las portadas y portadillas interiores son coloreadas por él mismo.

El formato “Top Cómic" de este retorno (el utilizado en Mortadelo y Filemón) era atractivo para los fans del personaje porque se incluía la nueva historia más unas cuantas páginas extra que hablaban de la serie en clave de humor y una selección de historietas antiguas de la década de los noventa. El problema era el precio pues con 9,95 euros en el año 2004 no se llegaría fácilmente a lectores nuevos, los que tienen que descubrir el cómic, los que aun desconocen que están ante un tebeo que les hará reír con mas calidad en este sentido que un propio Mortadelo. Eso y la poca publicidad que se le dio a las nuevas aventuras de Pafman, perjudicaron el regreso del héroe. Sólo que se hubiese incluido varios encartes con páginas de Pafman, en la popular colección Olé de Mortadelo y Filemón durante ese lanzamiento y siguientes números se hubiese llegado a muchos más lectores potenciales que habrían posiblemente desubierto sus aventuras. De hecho a dia de hoy muchos seguidores del personaje en los ochenta desconocen que se publicaron historietas nuevas en este periodo.

A partir de aquí cada año, excepto en 2012, se presenta una nueva historia, no porque Cera no pueda dar más de sí sino por imposición editorial. El otro hándicap es que Ediciones B, en un intento de rentabilizar al máximo los beneficios, va probando formatos aleatoriamente de un número a otro. Estas son las historias que fueron publicadas:

Nº2. LA NOCHE DE LOS VIVOS MURIENTES. 9,95€ Año 2005. El Enmascarado Negro despierta a los muertos “para convertir el mundo en un caos de horror dolor y muerte”. Como él mismo malvado indica “porque no tengo amigos, no ligo porque soy feo y bajito y en la tele sólo ponen chorradas” Aún se mantenía el formato anterior.



Nº 3. PAFMAN IN USA. 4,95€. Año 2006. Nuestro trío de héroes Pafman, Pafcat y Tina viajan a Estados Unidos a una convención mundial de superhéroes. Aparición desternillante de muchos superhéroes y otros aspectos de la cultura americana. El formato de álbum era el mismo “Top Cómic” pero se eliminan los extras y las páginas dedicadas a las historietas antiguas. Este se mantendrá hasta el número 5.



Nº 4. CABEZONES EN EL ESPACIO. 6.95€. Año 2007. Como se adivina por el título el número es una parodia de invasiones extraterrestres y de las clásicas series como Star Trek o de películas de Star Wars, Alien...



Nº 5. 1944
. 6,95 euros. Año 2008. Después de darse un garbeo con la máquina del tiempo del Dr. Fuyú, nuestros héroes descubren que en el presente todo el planeta esta dominado por los nazis capitaneados por un führer universal: El Enmascarado Negro. Habrá que viajar al año 1944 para deshacer el entuerto.



Nº6. AGENTE CERO CERO PATATERO. 12 euros. Año 2009. Parodia en toda regla de las películas de 007 y de género policíaco. Aquí pasamos al formato álbum en tapa dura que hace que el precio suba, aunque las viñetas se ven mejor al ser las páginas de mayor tamaño.




Nº 7. PAFDARK, EL CABESTRO OSCURO. 12,50 euros. Año 2010. Un homenaje para todos los seguidores de Pafman. ¿Cómo acabó el dúo congelado en el Polo Sur? ¿De donde ha salido la sobrina? ¿Por qué desaparecieron los tebeos de ediciones B? ¿Quién es esa versión oscura de nuestro héroe?

En el año 2011 el número 8 cambia radicalmente el formato, volviéndose mucho más pequeño (15,5 cm x 22,7 cm) y editado ¡en blanco y negro! y tapa blanda. 12 euros. Como contrapartida las páginas suben a 96. La colección pasa a llamarse “Crónicas de Pafman”. Su título EN LA TIERRA MEDIOCRE. Y sí, es una de las más divertidas parodias de “El Señor de los Anillos”. Este nuevo formato no favorece a la serie ya que con color es más vistosa. Los continuos cambios de formato son una falta de respeto a los seguidores por parte de Ediciones B y de cariño editorial por el cómic. Por otro lado Joaquín Cera lo sigue dando todo en cada aventura. No deja de ser un profesional por mucho que le desanimen los cambios continuos.


En 2013 aparece la que sera la última historieta de Pafman titulada LA AVENTURA DEL TITAIDÓN Y que estaba dedicada al cine de desastres. Un extraño viaje a los setenta con pantalones de pata de campana,  patillas y gente fumando...




Después de esto, el personaje volvió al olvido inmerecidamente en manos de una editorial, que al igual que Penguin Random House no debe tener un buen departamento de cómics que apueste y trabaje con los autores que siempre han tenido y que no solo se acuerden de estos cuando hay que realizar una sesión de firmas en el Salón del Cómic de Barcelona. Una potente editorial que solo publica Mortadelo y Superlópez (pero menos) en el formato humor clásico en el apartado B o ahora sello Bruguera y apenas tiene 25 cómics publicados de diferente índole en el apartado Random Comics desde 2018. Tal vez el tipo de humor de Pafman ya no sea del agrado de los jóvenes lectores, pero no lo puedo creer, si son los mismos niños que leen Mortadelo o incluso Superlópez.

Es una lastima que por unos motivos u otros perdamos un talento para la historieta de humor como el de Cera.

Joaquín Cera contestó algunas preguntas para una entrevista en Fans Club Magazine en el ya lejano 2012.  Incluyo aquí cuatro:

-¿Qué elementos ha de tener una buena portada?
Considero que debe ofrecer una imagen atrayente, que llame la atención al público al que va dirigido. La prioridad, al menos para autores como yo que intentamos hacernos un hueco, es destacar entre el resto de publicaciones en la librería o kiosco. Pero nunca “engañar” al lector: por la portada debe hacerse una idea lo más precisa posible de lo que va a encontrar en el interior.
 

-¿Cuál es tu opinión sobre el panorama del tebeo de humor para el público juvenil y para el adulto en España?
Me apena tener la sensación de que haya ido en franco retroceso. Dejando aparte al clásico Mortadelo y Filemón o personajes de El Jueves, lo cierto es que no veo que haya mucho cómic de humor, al menos como el que entendíamos como tal antaño. A lo mejor es que no estoy yo muy al tanto, pero parece que las temáticas preferentes ahora sean otras en cuanto a cómic. Si es así es un desacierto; pues si uno se fija, por ejemplo, en la tele, hay un enorme público que sigue series de humor o tono humorístico.

-Tu personaje Pafman sigue gustando a los que lo leíamos en los noventa. ¿Por qué esta dificultad de llegar a nuevos lectores que lo disfrutarían igual?

Quiero pensar que se reduce a un problema de que es un personaje prácticamente desconocido en general. Con tirajes tan ajustados y sin apenas presencia en los estantes de las librerías, es muy difícil por no decir imposible llegar a todo el público potencial.

-¿Cómo te gustaría, a ti personalmente, una edición de Pafman?
Uf, ¿por dónde empezar? Primero por lo que decía antes: un tiraje que lo hiciera visible, y no sólo en librerías especializadas. Luego volver al color, pues el tipo de historieta que hago gana más así. Y desde luego mantener una coherencia: si se apuesta por un formato, mantenerlo hasta el final. Lástima que todo eso sólo sea un bonito sueño. 

 Exacto, y continua siendo un bonito sueño...

 Algunos maravillosos originales


Articulo publicado en el nº 48 de Fans Club Magazine


No hay comentarios: