lunes, 20 de septiembre de 2021

Crítica teatro: Ovelles con Albert Triola, Sara Espígul y Biel Duran / Teatre Poliorama



Tres hermanos residentes en Barcelona reciben la herencia de un tío lejano de campo  de nada más y nada menos que de 512 ovejas. Lo que en principio puede parecer una buena noticia económica, se convertirá en una serie de problemas para estos tres treintañeros muy urbanitas. ¿Serán estos obstáculos insalvables para sacar beneficio de la herencia? Tendréis que descubrirlo en el Teatre Poliorama de Barcelona.

Los directores y autores del texto, Carmen Marfà y Yago Alonso, han creado una muy buena comedia en la que se equilibra el tono de humor con los momentos más sentidos que desencadenan los receptores de esta herencia inesperada. Ovelles emociona y conmueve transitando con naturalidad desde la comedia a la reflexión más seria sobre diversos aspectos de la vida. La obra se estrenó con éxito hace tres años en la Sala Flyhard iniciando una gira por toda Cataluña y ahora recae por muy poco tiempo en el Poliorama

Víctor (Albert Triola) siente que su trabajo de arquitecto ya no le llena como antes y que cualquier joven le supera en su campo. Un nuevo sueño laboral muy diferente le mantiene ilusionado. Triola borda ese tipo que es muy meticuloso y recto pero sensible a la vez. Alba (Sara Espígul) es una madre moderna con un hijo de cuatro meses algo estresada y con un trabajo por el que cobra una miseria. Espígul muestra todo un repertorio de emociones y es muy divertida. Arnau (Biel Duran) es un programador con un buen sueldo, despreocupado y sin ganas de madurar en algunos aspectos. Duran arranca buenas risas con su forma de ser, con sus salidas de tono y con lo bien que le queda ese batín. Los tres hermanos está claro que se quieren, pero el problema con las ovejas les está poniendo en una tesitura en la que saldrán a flote sentimientos y tiranteces del pasado y presente junto a sus propios dramas, miedos y frustraciones.

La obra emociona y conmueve sin avisar con esta reunión familiar en que los protagonistas mostrarán también su dolor. Nadie es perfecto y todos tenemos carencias, errores, anhelos y frustraciones que nos hacen sentir atrapados en la vida diaria. La crisis laboral permanente y sentimental parece que nos aboque a que cambiemos de vida, nos reinventemos, seamos emprendedores, con mensajes motivadores… La obra interpela sobre estas cuestiones y otras como el éxito, el feminismo, la desaparición de los padres, la homosexualidad... 

Ovelles es una obra delicada, deliciosa e intimista que no te deberías perder y que a través de buenas dosis de comedia habla de la vida y sus complicaciones. Un buen y sencillo montaje con diálogos realistas y tono nada exagerado en los que te olvidas que estás en el teatro. Historias muy humanas que te recargaran las pilas. Ovelles no decae en ningún momento y te estarías un poquito más de tiempo viendo la vida de esos ya tres entrañables protagonistas. Una obra diez estupenda que te emocionará y divertirá.

 
OVELLES / Teatro Poliorama
Del 15 de septiembre de 2021 al 30 de septiembre de 2021
Entradas a partir de 14€ / De lunes a jueves a las 20:00

Duración:  80 minutos
Idioma: Catalán
Dirección: Carmen Marfà, Yago Alonso
Reparto: Biel Duran, Sara Espígul / Gemma Martínez, Albert Triola / Eduard Buch
Año del texto: 2017
Dramaturgia: Carmen Marfà,Yago Alonso
Dirección tècnica: Xavi Gardés
Escenografía: Elisenda Pérez
Iluminación: Xavi Gardés
Sonido: Xavi Gardés
Vestuario: Elisabet Carlota, Elisenda Oms
Producción: FlyHard Produccions, El Ramat Produccions
Producción ejecutiva: Sergio Matamala, Clara Cols, Roser Blanch

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Crítica teatro: Una Intervenció de Marta Aguilar y Bernat Quintana / Teatre Tantarantana


Amistad: Relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia.

Una chica y un chico mantienen un fuerte apego y complicidad desde hace mucho tiempo, aunque hay un tema en el que han descubierto que no están de acuerdo. Ella está del todo en contra de una intervención extranjera en un país del Oriente Medio que se encuentra en plena guerra civil y el lo ve como algo positivo y que hay que hacer para evitar males mayores. ¿Podrá esta divergencia socavar su amistad? La directora Sílvia Sabaté nos presenta una intervenció, obra del dramaturgo inglés Michael Bartlett, en el teatre Tantarantana en el que asistiremos a la evolución de una amistad a través del tiempo, los factores externos y los internos.

Marta Aguilar y Bernat Quintana actúan con naturalidad ante los difíciles papeles que les exigen mostrar diferentes sentimientos y estados de ánimo. Las conversaciones son fluidas y sus experiencias vitales acaban llegando al publico,  además con muy pocos artificios, ya que el atrezo es mínimo por no decir inexistente. Aunque esta empatía hacia ellos tarda un poco en llegar, ya que al principio de la obra sus actuaciones son correctas pero con menos química entre ellos.


 

Marta Aguilar representa muy bien en este papel a una chica vivaracha, despreocupada pero comprometida con ciertas causas. Una chica vital de la que iremos descubriendo algunos problemas y sombras. Puede que en el pasado y en la vida real perdiéramos a una buena conductora de trenes pero una cosa está clara: con Aguilar hemos ganado una buena actriz. Bernat Quintana que también tiene una amplia experiencia en series, películas y teatro, compone aquí a un chico poco soñador que necesita tener una zona de sosiego y confort expresando muy bien el proceso y dolor en que se sumerge al  estar cada vez menos a gusto con su amiga y tener que elegir.

Como hemos mencionado, el éxito de la obra depende del buen hacer de los dos actores ya que utiliza pocos recursos externos. En el escenario tan solo una gran pantalla central en la que por medio de video y de una repetitiva música de transición vemos pasar el paso del tiempo para ambos. Otros recursos de escena, ya están algo vistos, como detener la acción de un personaje, para el otro narrar algo de éste o una intimidad propia, pero esto no es óbice para que sus interpretaciones brillen de menos a más consiguiendo transmitir su alegría y dolor y en especial, en las partes de más drama o en el tramo final en que todo se vuelve más intenso y el montaje tiene más impacto.

Una intervenció funciona a dos niveles, puesto que nos pondrá en la tesitura no solo en la parte de si es correcto intervenir en un país ajeno, sino en que si es correcto intervenir en la vida de un mejor amig@ si sentimos que se está equivocando. Además, nos hará dudar de parte de quien de los dos nos pondríamos.

Una intervenció es una comedia agridulce, sobria, más bien tirando a seria, que no solo trata sobre la amistad y los caminos que elegimos, también entra en juego el amor y otros temas graves como la soledad,  la depresión, y los problemas del alcohol. ¿Las opiniones diferentes dañan la concordia? La obra nos muestra los altibajos de la relación a través de los cambios en la vida y esos factores que pueden hacer quebrar la amistad. ¿Pero se quebrará? Bueno... eso tendréis que averiguarlo acompañando en el viaje a estos dos amigos en el Teatro Tarantanana.

Bernat Quintana, Sílvia Sabaté, Marta Aguilar
 

UNA INTERVENCIÓ / Teatre Tantarantana
Del 8 de septiembre de 2021 al 26 de septiembre de 2021
A partir de 14€ / Miércoles a sábado a las 20:30 / Domingo a las 19:00 h

Duración: 90 minutos
Idioma: Catalán
Dirección: Sílvia Sabaté
Reparto: Marta Aguilar, Bernat Quintana
Autor: Mike Bartlett
Traducción: Sílvia Sabaté
Ayudante de dirección: Tomeu Llopis
Escenografía: Xavi Mateo
Iluminación: Marina Mora
Sonido: Marina Mora
Movimiento: Míriam Escurriola
Fotografía: David Airob
Producción: Escenapart
Producción ejecutiva: Montse Enguita

lunes, 13 de septiembre de 2021

Crítica teatro: El bon policia con Ricard Farré y Arnau Puig / Teatre Maldà


Santiago Rusiñol fue un gran pintor, escritor y dramaturgo . En el campo de la novela costumbrista están las conocidas L'auca del senyor Esteve (1907), que también fue llevada al teatro por el mismo,  La niña Gorda (1914), El català de La Mancha (1917) o En Josepet de Sant Celoni (1930).  También colaboró en diarios como La Vanguardia o la revista L'Esquella de la Torratxa. Rusiñol fue una importante figura en el teatro modernista catalán y en el año 1905 estrenó en el teatro Romea la obra que nos ocupa: El bon policia.  Una comedia con buenas dosis de crítica a la sociedad burguesa, a las fuerzas del orden,  a las penurias de las clases humildes debido a la crisis  tratando también el amor posible entre dos hombres. Una obra que 116 años después podéis descubrir lo actual que sigue siendo en muchos aspectos si os acercáis, ya mismo, al pequeño teatre Maldà.

Anton (Arnau Puig) y Josep (Ricard Farré) viven bajo un mismo techo. Josep es viudo con dos hijos pequeños que cuidan a cuatro manos. La crianza es complicada porque no entra suficiente dinero en casa. Los dos hombres tienen una profunda amistad entre sí y también amor… La crisis aprieta y Josep decide trabajar de policía. Pero hay un pequeño problema, es demasiado buena persona…

Si esta obra funciona sobresalientemente es debido a las interpretaciones de Arnau Puig y Ricard Farré, ellos dos solos cargan con la obra y la llevan a un buen y entretenido puerto, con ritmo y sin soltar al espectador en ningún momento con el plus de que interpretan a diez personajes con mucho contraste.  

El bon policia nos sumerge en una época pasada pero con problemas vigentes en la actualidad, vistos desde el prisma de alocada comedia. Puede que no sea una obra de grandes carcajadas pero el buen rollo, locura y humor que transmite es constante. Además pone en relieve la eterna crisis de las clases medias, se mofa del cuerpo policial, el difícil cuidado de los hijos y además trata la homosexualidad, tema espinoso en 1905. La obra se moderniza con menciones inesperadas a la realidad social y política actual, que levantan sonrisas.

Con el Bon Policia os sentiréis como si estuvieseis en una ciudad del lejano oeste y una compañía de teatro hubiese llegado en un viejo carromato, desplegando todo su espectáculo con poco más que un decorado, aparentemente sobrio, pero que va sorprendiendo gratamente e integrado a la perfección al servicio de la narración. Una escenografía muy calculada y un vestuario apropiado que rápidamente nos sumerge en los variados personajes a los que dan vida magistralmente los dos actores. A parte de los roles principales, a destacar Paula, la cotilla vecina de arriba y un ayudante de policía interpretados ambos por Ricard Farré y los sendos papeles de comisario y activista subversivo interpretados por Arnau Puig. A destacar alguna transformación muy buena y natural de personaje, como la de Comisario a Anton, en un momento dado. Y repito todos los personajes son graciosos con ese regusto de sainete añejo pero moderno.

El bon policia es un relato irónico, una comedia con mucho movimiento debido a los múltiples personajes en el que habrá espacio para todo, teatro dentro de teatro, algún número musical y sobre todo buenas dosis de humor… ¡Y todo funciona!

EL BON POLICIA / Teatre Maldà
Del 24 de agosto de 2021 al 17 de septiembre de 2021
A partir de 16€ / Horario: 20:00 h

Duración: 70 minutos
Idioma: Catalán
Reparto: Ricard Farré, Arnau Puig
Dramaturgia: Ricard Farré,Arnau Puig
Ayudante de dirección: Montse Farrarons
Escenografía: Enric Romaní
Iluminación: Adrià Aubert
Música: Joel Riu
Fotografía: Sílvia Poch
Producción: El Maldà
Producción ejecutiva: Marina Marcos

domingo, 5 de septiembre de 2021

¡Por el gran bactracio verde! : 65 Aniversario El Capitán Trueno de Víctor Mora y Ambrós / La verdadera muerte del Capitán / Entrevista a Xavier Garriga

“Nunca sé qué va a a pasar en el próximo cuaderno. Coloco a los protagonistas en situaciones espeluznantes, cuando más difíciles mejor. Añado el consabido “continuara” y me desentiendo totalmente del asunto. A la semana siguiente, cuando reemprendo la historia, es cuando debo encontrar la situación. Enfrentarse a una página en blanco con sus antecedentes es muy duro, pero afortunadamente, siempre encuentro una salida” Víctor Mora

“El dibujo de historietas es, sin duda, una actividad artística, pero creo sinceramente que sería un error enfocarlo exclusivamente para crear belleza. Una viñeta puede ser plásticamente perfecta y, sin embargo, resultar de efectos nulos o incluso contraproducentes para la finalidad que persigue la historieta: despertar y mantener el interés del lector”. Ambrós


¡Este año el Capitán Trueno, Goliath, Crispín, Sigrid y compañía han cumplido 65 años!


El Capitán Trueno fue uno de los héroes de papel más importantes del cómic español durante cerca de tres décadas. Niños y jóvenes quedaron prendados con sus aventuras cuando a partir de 1956 se las encontraron en los quioscos en forma de cuadernillo apaisado. Víctor Mora a los guiones y Miguel Ambrosio (Ambrós) al dibujo dieron en el clavo con este personaje, lleno de positivismo, valentía ,  honestidad y en permanente lucha contra las injusticias. Un caballero andante que resolvía entuertos e injusticias por todo el mundo en compañía de sus amigos Goliath y Crispin y de su compañera la reina SigridAmbrós supo desplegar toda la épica de su arte en esos cuadernillos apaisados. Unos tebeos que eran en blanco y negro pero que dieron color a la vida de esa chavalería que pocas alegrías de ocio disponían en aquellos tiempos. Además se tenía poco dinero para comprar el ejemplar y cabía la posibilidad de  conseguirlos a través de cambios o préstamos.

La Editorial Bruguera llegó a vender más de 350.000 ejemplares semanales. Los adultos también lo leían aunque estaba enfocado a los jóvenes. El éxito hizo pasar la publicación de quincenal a semanal por lo que se tuvieron que contratar pronto la ayuda de otros dibujantes. Doce páginas quincenales y luego semanales a lápiz y tinta con rotulación manual de los bocadillos a cargo de Angel Duque. Un ritmo imposible de mantener, y que como con Mortadelo de Francisco Ibáñez, requirió el uso de otros dibujantes y otras chapuzas de Bruguera. Ambrós fue ayudado en un principio en el entintado por el dibujante Angel Julio Gómez (Beaumont), pero una vez más mientras la editorial se enriquecía con el personaje los autores pocos incentivos veían. Ambrós harto y quemado, le disgustaba también que le impusieran ayuda de otros dibujantes, dejó el personaje después de tres años, por lo que la Editorial tuvo que contratar a nuevos dibujantes como Fuentes Man o Angel Pardo, entre muchos otros. Había que mantener la colección a ese ritmo aunque fue bajando progresivamente la calidad hasta llegar al último cuadernillo de la colección el 618  en el año 1968. 

Hubo algunas historias nuevas en las páginas centrales del semanario Pulgarcito al mismo tiempo que los cuadernillos. Pero a partir de 1964 ya aparecían reediciones en otros formatos adulterando al antojo las paginas originales y en los que la censura hizo estragos entonces eliminando armas y demás tropelías, siendo estas nuevas ediciones peores que la primera original.

No acabó ahí la epopeya de El Capitán Trueno, la editorial Bruguera no dejó de exprimir el éxito en los años setenta y principios de los ochenta con nuevas publicaciones que siguen remontando sin piedad los originales de esos cuadernillos.

Víctor Mora al final había entrado en litigio con la editorial Bruguera en 1985 pues solo cobraba un 0,05 % de los derechos de autor. En los ochenta el Capitán Trueno y sus amigos empezaban a estar algo desfasados entre los lectores de cómic… Bruguera realizó en el año 1986 el primer intento serio y único de revitalización del personaje a través de una nueva revista con su nombre y aventuras dibujadas por los hermanos Blasco y Luis Bermejo La editorial Bruguera llega a un acuerdo con Víctor Mora y lanzan esta nueva revista con nuevas aventuras de el Capitán Trueno que dura pocos números con el cierre de la editorial ese mismo año. Un año después Ediciones B se quedó con todo el fondo Bruguera y podía ahora publicar las antiguas historietas, Víctor Mora mantenía los derechos del personaje pero tendría que empezar a negociar otra vez que pasaba con las reediciones.



 Las dos aventuras del dibujante Jesus Blasco se publicaron recopiladas en tapa dura con dos magnificas portadas de Antonio Bernal en 1986

Desgraciadamente ni Bruguera, ni posteriormente Ediciones B supo cuidar y modernizar estos personajes, aunque también es verdad, que Ediciones B lo intentó varias veces con distintos dibujantes, pero ya se sabe como son a veces de cerrados al cambio algunos de los acerrimos seguidores de un personaje (ahí tenemos la nueva He-Man y los Masters del Universo) , y también estaba el hándicap de que el personaje ya no era conocido para los nuevos lectores de los noventa, por lo que ya ni siquiera la nueva editorial que tiene los derechos, Random, se ha molestado en celebrar de alguna manera este 65 aniversario. Por lo que podemos decir con pesar que actualmente el Capitán Trueno está bastante muerto y enterrado.


Sin embargo desde este blog, le rendimos este pequeño homenaje con el plus de esta entrevista a Xavier Garriga Miracle seguidor y divulgador del mundo de El Capitán Trueno, Jabato y Corsario de Hierro.

 
 

-¿Cómo fue tu primer contacto con los tebeos del Capitán Trueno y que piensas de este cómic?
El primer cómic que conocí, a través de mi hermano, fue Jabato Color, creo que debería tener 4 ó 5 años de edad. Me impresionaban las portadas de Antonio Bernal y los dibujos interiores de Darnís. Creo que aprendí a leer gracias a este tebeo. Años más tarde, mi tío nos trajo a mí y a mi hermano una bolsa llena de tebeos. Entre ellos había un Trueno Color; al verlo tuve sensaciones similares a las que tenía con Jabato Color. De esta manera empecé “un romance” eterno con estos personajes.
Parece ser que a miles de lectores les pasó algo similar a mí cuando los conocieron . Por ello aún estamos hablando de ellos 65 años después.

- ¿Por que crees que enganchó en los años sesenta a un amplio y variado público?
Yo formé parte de este público y como te he comentado las portadas de Antonio Bernal fueron clave para que una nueva generación de lectores y futuros coleccionistas de este personaje nos engancháramos. Trueno Color es una reedición adulterada pero hoy en día está muy cotizada por las portadas ilustradas por el maestro Antonio Bernal.


-¿Qué es lo que realizó la editorial Bruguera cuando Ambrós dejó la serie para incrementar el ritmo de los cuadernillos?
Los tebeos de esta época para las editoriales que los publicaban, aunque llegaran a un número muy importante de lectores, eran considerados productos para críos. Su único objetivo era maximizar los beneficios. Cuando Ambrós dejó la serie buscaron otros dibujantes para continuar la colección y seguir ganando dinero. La serie se resintió en cuanto a calidad (incluso literaria, gracias a la censura) pero las ventas continuaron. Como es sabido, los nuevos dibujantes (salvo Pardo en la colección apaisada y Fuentes Man en la serie CTE) debían “pegar cabezas” ilustradas en otros cuadernos por Ambrós a los personajes principales. Chapuzas que ni Pepe Gotera y Otilio se hubieran atrevido a hacer.



-La censura y los nuevos formatos de colecciones hicieron estragos en la obra original, pero aun así se vendía y explotaba con éxito. ¿Cómo era posible? Trueno Color fue un desastre en su interior, pero las portadas de Antonio Bernal consiguieron que fuese una colección muy popular.
En cuanto a Trueno Color ya te he respondido anteriormente. La primera reedición adulterada de la serie apareció en el mercado en el año 1964. Su título era Capitán Trueno, álbum gigante. Curiosamente, la censura aplicada en los cómics era mucho más dura que en la década anterior (no sólo en España) pues se consideraba que sus lecturas podían afectar negativamente la psicología de los infantes. En esta serie de la que te hablo, en la cual en la portada aparecía un fantoche disfrazado de Capitán Trueno, se llegó al extremo de cambiar dinosaurios por animales contemporáneos (para esconder la evolución de las especies), mujeres “malas, malas” en la serie original eran convertidas en varones (las mujeres debían ser buenas madres y buenas esposas) y personajes enmascarados actuaban a cara descubierta en esta serie (durante el franquismo, el Carnaval de máscaras estuvo prohibido). Pues bien, aún así, el personaje vendía miles de ejemplares anuales.

-¿Cuáles son para ti los mejores episodios?
Los dibujados por Ambrós, más o menos los 200 primeros números de la colección apaisada.

-¿Qué dibujantes memorables pasaron por la colección?
Eso es bastante subjetivo. Para mi gusto Ambrós, Fuentes Man, Bernal y Revilla.
José Revilla es el autor que ha ilustrado la última aventura del personaje. Además de ser un dibujante impecable, conoce, colecciona y ama al personaje y, por supuesto, todas estas virtudes se reflejan en su obra. Lástima que no haya habido continuidad en estas nuevas aventuras.


 Dos grandes ilustraciones de José Revilla

-En 1982 Toutain Editor lograba que Ambrós dibujara momentáneamente una vez más a El Capitán Trueno en una historieta corta para su enciclopedia La Historia de los Cómics.
Víctor Mora comentó que estaba dispuesto a hacer nuevos guiones del personaje para cualquier editorial que no fuera Bruguera. Fue una manera de presionar a la editorial catalana para que fueran reconocidos sus derechos de autor.

-Comics Forum (Planeta de Agostini) fue la única Editorial que hizo un loable esfuerzo de resucitar el personaje con nuevas historias y dibujantes allá por el año de 1987. Y en verdad todo iba viento en popa, pero se fue al garete pues su creador literario Víctor Mora pactó la vuelta del personaje a Ediciones B. ¿Qué opinas de esa colección?
Todo esto que comentas está muy bien explicado en la revista número 5 que publica  la asociación de amigos del Capitán Trueno.
Como bien dices, es una de las mejores colecciones del personaje.

 



EL Capitán Trueno en Aventuras Bizarras de Comics Forum
 
Antonio Martín, editor de Comics Forum descubre que Víctor Mora quiere publicar nuevas historias de Trueno, llegan a un acuerdo y el proyecto recibe finalmente luz verde por parte de la editorial Planeta. Después de algunas diferencias, pues Mora quería al dibujante Jesús Blasco, mientras que Martín prefiería a Luis Bermejo que es el que al final se encarga de estas nuevas aventuras.  
 
Comics Forum pone todo el esmero y cariño en este tebeo de producción propia y continuada con material inédito.  Joan Navarro se encargó de los correos de los lectores y de las entrevistas que irían apareciendo en los números a Víctor Mora, Ambrós, Angel Pardo, Fuentes Man… Incluso el mítico Ambrós volvió a dibujar el personaje en forma de portadas y pósters que podemos ver en este artículo.  La idea era alternar también diversos dibujantes ya que el dibujante Luis Bermejo no podría mantener el ritmo quincenal de la publicación. Se llegó a publicar una historieta de Jesús Redondo en el número 10, que a la postre fue el último de la colección,  y en la recámara estaban Jaime Brocal Remohí y Jaume Marzal.

El lanzamiento del número 1 en 1987 fue un acontecimiento y se celebró por todo lo alto con presentación incluida en la discoteca Up & Down con actores caracterizados de los personajes. La tirada del número 1 de 40.000 ejemplares se quedó incluso corta, pero la aventura desgraciadamente solo duró diez números.

Víctor Mora en una posible maniobra maquiavélica negocia un trato con Ediciones B con el  que le indemnizan, aumentaban el caché de derechos de autor, por  reediciones de material antiguo, y también por nuevas historietas del personaje, con lo que Aventuras Bizarras de Comic Forum tiene que dejar de publicar la colección de forma abrupta y con gran pesar por la traición del guionista. Fue un duro golpe para Comics Forum.

 -Ediciones B en sus primeros años volvió a reeditar las historietas a color de Trueno color, en una edición histórica en 1987 que sorprendente tenía hasta correo. En esos tiempos trajeron también de vuelta a Flash Gordon, El Hombre Enmascarado, Jabato, El Corsario de hierro... En esos años se pusieron las pilas, y posteriormente hubo otras reediciones bastante más cuidadas. Háblanos un poco.
Ediciones B fue quien recuperó el fondo editorial de Bruguera. Ello ocurrió a mediados de los años 80 y aún existía un mercado potencial. Durante este tiempo, Julia Galán recuperó muchas colecciones clásicas con un nivel alto de calidad en cuanto a su edición. Se empezó por la edición histórica (la antigua Trueno Color, incluyendo dos números antiguos en cada fascículo nuevo) y después se reeditó la esperada y mítica colección apaisada. También se recuperaron muchas de las aventuras realizadas por Fuentes Man en la revista CTE, esta vez coloreadas y excelentemente publicadas en  3 volúmenes de lujo. También se rescataron aventuras de Ambrós que provenían de Almanaques y Extras de la época en una edición muy cuidada.


Ediciones B intentó en sus inicios mantener vivo el personaje con cuidadas ediciones e incluso dedicándole algún especial en la revista Super Mortadelo donde lanzaban una nueva historieta, algo muy fuera de lo común en 1991. Por aquel entonces Miguel Pellicer era el editor, junto al director Alberto Serrano. La mejor etapa de revistas B en cuanto al cariño por  los comics. En este mismo número había varias parodias, junto a la de Ibáñez, como la de Robert Segura de aquí abajo. En 2007 Ibáñez dedicó a Trueno una aventura completa de Mortadelo  titulada Bajo el bramido del trueno



-Incluso Ediciones B  se animó a renovar el personaje a través de la revista Mortadelo serializando La Reina Bruja De Anubis y El maleficio de Las Islas Del Viento escritas por Víctor Mora y dibujada por John Burns. Cuéntanos!
Víctor Mora quería universalizar el personaje y para ello pensó en un reconocido autor inglés, John Burns, para ilustrar sus nuevos guiones. Parece ser que los honorarios de Burns eran muy altos, además las ventas no acompañaron. El primer volumen tuvo una muy buena promoción y las ventas no fueron del todo mal. El segundo volumen fue un fracaso. La editorial tuvo muchas pérdidas y no quisieron saber absolutamente nada más de posibles nuevas  aventuras del personaje hasta muchos años después.

-Luego vino en 2006 el gran libro del 50 aniversario escrito por Armonía Rodríguez que era la mujer de Víctor Mora y otras nuevas aventuras a través de los álbumes en tapa dura como El último combate (2010) con guión de Ricard Ferrandiz y dibujos de Joan Boix o La Atlantida de Ricard Ferrandiz (2011). La primera no estuvo exenta de polémica por parte de los aficionados. ¿Por qué?
Porqué en El último combate se mató literalmente al personaje. Sigrid también murió en un accidente absurdo. Muchos aficionados no pudieron aguantar tanto dolor y pidieron explicaciones a los autores en el Saló del Cómic de Barcelona cuando Ferrandiz y Boix presentaron su obra.


Joan Boix realizó tambien un buen trabajo

 Ediciones B nueva edición original

 -El último intento de renovación fue con nueva historia fue El Circulo de Fuego de José Revilla en 2017. ¿Por qué crees que el personaje no llega a las nuevas generaciones?
Como te he comentado antes, desde mi punto de vista, Revilla es el mejor continuador del personaje. Desgraciadamente, como bien dices, el personaje no llega a las nuevas generaciones. El mercado ha cambiado y quien sigue leyendo las aventuras del Capitán Trueno somos gente de cierta edad, normalmente canosos o incluso calvos. Los chavales, en general, ya no leen cómics… fue bonito mientras duró.


-¿Que merchandaising recuerdas de la época?
Curiosamente no hay mucho merchandaising oficial del capitán Trueno. Tal vez unas figuritas realizadas por Estereoplast y Gin sea lo más representativo (hoy en día se venden a unos precios desorbitados en los mercados de coleccionismo). A pesar de todo, existen también figuras más modernas realizadas por Catalonia press y Comansi.
También se han publicado adhesivos, pins, camisetas...Pero el merchandaising más importante lo han realizado los propios coleccionistas. Es tanto el que existe que prácticamente es imposible inventariarlo.


Las novelas del personaje en los sesenta

-La nueva editorial Random que tiene los derechos es posible que ni sepa quien es El Capitán Trueno. Y si lo sabe, solo se preocupa de Mortadelo. ¿Cual tendría que ser el plan para resucitar el personaje o es ya demasiado tarde?
Es triste que sea yo (coleccionista acérrimo del personaje) quien diga lo que voy a decirte… El capitán Trueno y todos los personajes de Bruguera (salvo Mortadelo) ya no son rentables para las grandes editoriales. Tal vez vendan, en el mejor de los casos, unos 2000 ejemplares pero esta cantidad no les da beneficios suculentos. Entonces, la pregunta del millón...¿Para qué editarlos?

-Recientemente colaboraste en los extras incluidos en cada tomo de la edición de Planeta de Agostini de El Jabato. Unos extras muy valiosos para los amantes del cómic que se merecen que los publiques en un solo tomo. ¿Has pensado algo al respecto?
Eso lo debería pensar la editorial. Colaboré con ellos a través del editor de la obra Carlos Palomar y el periodista y divulgador Toni Guiral.

-Además anteriormente Salvat lanzó un coleccionable de El Capitán Trueno también. ¿Participaste en éste?
No. Los 60 textos que lleva esta colección son obra de Toni Guiral.

-Tal vez la asociación Amigos de El Capitán Trueno sea la que durante muchos años ha mantenido vivo el legado con su revista y a la postre haya sacado verdaderas joyas para los socios como el monumental libro Antonio Bernal el color del Trueno.  ¿Cómo está la asociación en estos momentos?
Dispone de buena salud. Todo lo que se hace y se edita es a precio de coste. No hay afán de lucro. Siendo así, con los pertinentes permisos, podemos hacer lo que nos dé la gana puesto que se hace únicamente por amor y cariño hacia el personaje y sus autores. De momento sacamos una revista anual, la próxima posiblemente saldrá en Navidades (por cierto, llevará un artículo mío).


Cuando los fans aman un personaje surgen maravillas como el libro dedicado a la figura de Antonio Bernal con todas las portadas que dibujo para Trueno Color y abundante material. Ni en años la editorial oficial se atrevería a realizar un trabajo pagado de esta envergadura

-¿Y cómo se tendría que haber celebrado este 65 aniversario?
Si por mi fuera el 14 de mayo (día en que se publicó el primer número de la colección en el ya lejano 1956) debería ser fiesta nacional, conmemorando el nacimiento editorial del personaje de cómic de aventuras autóctono más famoso y popular de todos los tiempos. Ese es mi deseo pero la realidad demuestra que no se está por la labor. La sociedad actual ha jubilado al Capitán Trueno con 65 años de existencia editorial, pero los coleccionistas empedernidos que crecimos con él, lo amamos demasiado y mientras él siga cabalgando nosotros estaremos allí para dar fe que su vida aventurera es eterna.