domingo, 11 de febrero de 2018

Crítica: Mazinger Z Infinity


Mazinger Z marcó a toda una generación de niños en la España de los ochenta. Fue una efímera serie de gran éxito que ha perdurado en el recuerdo hasta hoy a través de ediciones en DVD, libros teóricos, el manga original y el merchandaising. En el último Salón del Manga de Barcelona se le dedicó una pequeña y bonita exposición con material añejo. Poco imaginaba su creador Go Nagai la popularidad de su gigante robot, que ideó en la carretera en un atasco, y mucho menos el éxito fuera de su país.

Es debido a esta popularidad y a que se cumplen 45 años del nacimiento de la serie de animación, que la nueva película de animación Mazinger Z Infinity ha llegado a estrenarse aunque por muy poco tiempo en los cines españoles y esta dirigida Junji Shimizu, director también de algunas películas de One Piece.

La película es diferente a otras nuevas incursiones en series y miniseries del robot gigante, en primer lugar porque lo hace respetando una parte de su potente banda sonora original interpretada por su creador Ichiro Mizuki. Sin ella es como ver una película de Superman sin la música de John Williams. Es muy difícil no emocionarte al aparecer en fondo negro esa Z gigante con los primeros acordes musicales y posterior intro homenaje. En la escena de la gran batalla también vuelve el tema a sonar, pero más camuflado algo imperdonable y que resta heroicidad al momento.


Mazinger Z Infinity da un salto de diez años respecto el final de la serie. Koji Kabuto es un científico, la energía foto atómica se utiliza por todo el planeta y Mazinger descansa en un museo. El nuevo Centro de Investigaciones Fotonicas ha descubierto un misterioso y nuevo Mazinger Z de extraña procedencia. El Doctor Infierno y sus secuaces no tardarán en aparecer con un solo propósito.

La película es un festín audiovisual, pues podremos ver a un montón de los míticos robots rivales de Mazinzer aparecidos en los muchos episodios de la serie y atacando todos juntos con la moderna animación de hoy. Es además un relato de ciencia ficción con universos paralelos y metafísica. El Doctor Infierno se muestra en el film con una  motivación más personal y pone en relieve como es la humanidad o como puede llegar a ser. Se critica a la sociedad libre, sus debates políticos interminables, sus conflictos… Boss, el personaje secundario, queda mas realista en su nueva profesión al lado de sus inseparables amigos. Sigue estando los tonos erótico-festivos habituales, ahora tachados por algunos sectores de machistas, con las chicas Mazinger. También hay lugar para el humor de coscorrón, aunque este ultimo más habitual en la serie original.


La productora japonesa sabe que en España hay un gran numero de fans y ha incluido una escena en la película en la que se ve la Sagrada Familia. Y gracias al doblaje español por fin se dice ¡pechos fuera!

Series como Mazinger Impacto (2009) renovaban la animación pero mezclaban muchos conceptos y no daban protagonismo al Mazinger original, además de contener un final demasiado irreal. La serie Mazinkaiser (2001) estaba incluso mejor al ser más corta con algún capítulo muy desenfadado y subido de tono. Mazinger Z Infinity es un buen homenaje a Mazinger Z, con una linea argumental que pone en relieve pensamientos y diálogos más adultos y que hacen pensar, aunque claro posee las virtudes  y defectos de los dibujos japoneses. En las virtudes la espectacularidad, la épica y la animación excelente, aunque las batallas se muestran tal vez algo rápidas en movimiento. En sus defectos la exageración de los sentimientos, las emociones y relaciones personales, cargar demasiado lo melodramático y las explicaciones metafísicas.


La película gustará a los fans de la serie que la vean sin complejos y sin comparaciones. También a  las nuevas generaciones y posee una buena animación 2D y 3D. Puedes ser un Dios o un Demonio… ¡Mazinger Z ha vuelto!


No hay comentarios: