martes, 27 de octubre de 2015

Entrevista a Jordi Canyissà / presentación libro Raf. El "gentleman" de Bruguera. Amaníaco Ediciones.


Jordi Canyissà (1972) es uno de los pocos guionistas y dibujantes de cómics que también es periodista y abogado, a la par que estudioso y divulgador de este arte. Como teórico ha publicado artículos sobre el cómic y sus autores en prensa, libros y en internet. En breve publicará un amplio estudio sobre ese gran guionista y dibujante que fue Joan Rafart i Roldán (1928-1997), más conocido como Raf. Es de justicia que poco a poco dibujantes que entretuvieron a varias generaciones de lectores no caigan en el olvido gracias al trabajo y el entusiasmo de sus admiradores. Este libro ha sido un sufrimiento para el escritor por motivos legales pero por fin ve la luz.


Entrevisto a Jordi Canyissà con motivo de la inminente publicación del libro de más de 400 páginas: Raf. El ‘gentleman’ de Bruguera.


Portada del libro

ENTREVISTA A 
JORDI CANYISSÀ

-¿Qué tebeos leías de niño?
Aprendí a leer con los tebeos de Bruguera. Es más, el primer tebeo que tuve fue uno de Mortadelo y Filemón, de la colección Olé, que me regalaron cuando aún no sabía leer. Pero a pesar de ello pasé horas con él, atrapado por el dinamismo de las viñetas y de las páginas de Ibáñez. Aprendí a leer los dibujos, y más adelante, los textos.

-¿Cuáles son tus autores favoritos españoles en el campo de la historieta de humor?
Por una parte, los de Bruguera, tanto los que estaban activos en mi niñez (Raf, Ibáñez, Vázquez y Jan) como los de la primera generación (Conti, Cifré, Peñarroya, Escobar). Por otra parte me fascina la obra de André Franquin, que me parece el autor más importante de la historieta humorística en Europa, sin el cual no se entiende el cómic humorístico de hoy. Es extraordinario y es injustamente poco valorado aquí.

 Portada de Raf de 1977

-¿Desde cuándo quisiste ser dibujante?
Desde que empecé a leer las historietas de Bruguera empecé a dibujar mis propios cómics. Usaba los mismos personajes pero creaba historietas nuevas y muy disparatadas que luego leían mis compañeros de clase durante el recreo.

Primitivo Amaníaco de 1992 precisamente con una entrevista a Raf y página interior de un joven Jordi Canyissà

-Hiciste dos cursos en la Escuela Joso y allí conociste a Jordi Coll, el alma máter de Amaníaco. ¿Cómo fue el nacimiento de esta veterana revista?
En la Escuela Joso, Jordi Coll, que iba en otra clase, vio mis páginas y me propuso añadirme. Me apunté enseguida, claro. No llegué a tiempo de publicar en el número 0 pero sí en el 1, y lo más incomprensible es que aún sigo... En su inicio, Amaníaco se hacía a base de fotocopias y sin ordenador. Todo a mano, muy artesanal y underground, como exigen los tópicos. Luego se fue profesionalizando, se incorporaron nuevos autores, y ahora es una revista magníficamente impresa y con muchos colaboradores. Además, Ediciones Amaníaco se ha convertido en una pequeña editorial que ha publicado maravillas como Don Talarico, de Jan, o como Otto el cañón, de Blanco.


-Dibujaste en diversos fanzines y asiduamente en Amaníaco con Sinvergüenzas ajenas (1998), Ático (2001), Martínez: La Dolce Evita (2007) y la más longeva Eddy Tor. ¿Tienes pensado algún nuevo personaje que te gustaría publicar?
Sinvergüenzas ajenas es un álbum que recopila historietas temáticas de la primera etapa de Amaníaco. En cambio, El Ático está formado por historias cortas protagonizadas por tres personajes. Y Martínez es una historieta larga dividida en entregas autoconclusivas no recopilada nunca en álbum porque habría que retrabajarla bastante. Ahora únicamente mantengo la serie Eddy Tor, que son historietas humorísticas de una página; un formato en el que me siento muy cómodo.



Historietas de Jordi Canyissà firmando como Cañi publicadas en Amaníaco

-Eddy Tor es una serie protagonizada por un duro editor y los dibujantes que le muestran sus trabajos. ¿Tuviste algún editor de este tipo?
Ja, ja, ja… No, no, qué va… Aunque esta serie se publicó en la revista Mortadelo Extra, de Ediciones B, y cada vez que presentaba una página lo pasaba fatal esperando la reacción del editor, esperando a si se reía o no. Vamos, que me siento muy identificado con el pobre dibujante que entrega y que aguarda el veredicto en silencio...

Mortadelo Extra nº 44 Año 1994 con historieta de Jordi Canyissà

-Por cierto, para mí el Eddy Tor tiene un cierto parecido con el Jefe de Anacleto.
Sí, correcto. No es algo intencionado pero, como te decía, Váquez es uno de mis referentes y la imagen de ese jefe está muy metida en mi inconsciente. Te diré además que Eddy Tor nació como secundario dentro de una historieta sobre superhéroes de la primera etapa de Amaníaco. El personaje me gustó y pensé que podía protagonizar su propia serie. Hice unas cuantas tiras y las presenté en Ediciones B. Me aceptaron algunas y enseguida me pidieron hacer páginas con ese mismo personaje.

-Esta serie estuvo inicialmente en la última etapa de Ediciones B en el mundo de los tebeos. ¿Conociste a Escobar, Raf, Segura e Ibáñez o algún otro dibujante de la casa en esa época? ¿Puedes contarnos algo de ellos?
No, lamentablemente no tuve contacto con ellos en ese momento. Únicamente iba a entregar las páginas, primero en la calle Rocafort y luego en la calle Bailén, y como no había un día fijo de entrega era difícil coincidir con alguien.


-¿Por qué crees que Ediciones B cerró toda su línea de tebeos sin previo aviso?
Eso habría que preguntarlo a los editores de la época. Pero imagino que las ventas no eran las esperadas y que optaron por concentrarse en lo más rentable: los álbumes de los personajes estrella. Pero con ello se perdió, claro está, la posibilidad de descubrir nuevos autores y nuevos personajes…

-En los últimos cinco años ha habido varios libros sobre el dibujante Manuel Vázquez. Tu colaboraste en el libro El gran Vázquez coge el dinero y corre de la Editorial Dolmen con dos artículo Las grandes series menores de Vázquez en Bruguera y otro dedicado a sus portadas. También has colaborado en el magnifico libro sobre Jan publicado por la Tebeosfera.
¿Por qué decides lanzarte a escribir un libro sobre Raf?
En realidad, lo que yo quería era leer un libro sobre Raf, no tenerlo que escribir. Pero ya ves... En realidad, el proyecto empezó a gestarse cuando escribía en la revista U, el Hijo de Urich, que entonces dirigía Óscar Palmer. Colaboré con largos artículos sobre autores francobelgas como René Pétillon, Danien Goossens, Cristophe Blain o E.P. Jacobs. Al terminar este último, dije que me apetecía mucho escribir sobre Raf, aunque en esa revista quien se encargaba de hablar de Bruguera era mi admirado Miguel Fernández Soto, y lo hacía magníficamente. Pero al cabo de nada la revista cerró, aunque yo me quedé con la idea de escribir algo. Total, lo que tenía que ser un artículo se convirtió en un libro.

 Dos páginas del libro Raf. El ‘gentleman’ de Bruguera.

 -¿Cuánto tiempo llevas trabajando en él?
No sé si responder a esa pregunta… Ja, ja, ja… He estado más de diez años trabajando en la biografía de Raf. Evidentemente, he hecho otras cosas durante este tiempo. Un libro así ya sabes que no te va a dar ningún beneficio económico y sólo se puede hacer a ratos y por amor al arte. Nunca mejor dicho...

Página del libro Raf. El ‘gentleman’ de Bruguera.

- ¿Qué nos encontraremos en este libro?
Un recorrido completo por toda la vida de Raf, desde sus años en la escuela hasta sus últimas colaboraciones en El Jueves. Por supuesto, se habla de sus años en Bruguera, que en realidad fueron dos etapas ya que después de debutar, junto a Francisco Ibáñez, les dejó plantados. Y se habla de lo que publicó en Inglaterra, en Chile… Se dan a conocer series y datos inéditos, y se añaden imágenes de todas las series que hemos conseguido identificar. También se habla de su trabajo con las revistas del tardofranquismo. En total, el libro tiene cuatro bloques que corresponden a cuatro etapas que considero básicas en su vida y que terminan de forma amarga tras el cierre de la revista Guai! Una época difícil para Raf.


 Diferentes obras de Raf

-¿Cuál ha sido la parte más complicada de escribir, si es que ha habido alguna?
Lo más difícil ha sido encontrar la información. Hablar con amigos y compañeros de Raf que me pudieran aclarar cosas, que me resolvieran dudas y que me permitieran reconstruir la vida de Raf. Tampoco ha sido fácil encontrar las obras, muchas están perdidas, ni siquiera están repertoriadas, y es difícil encontrar colecciones completas de revistas antiguas. Había que investigar mucho antes de poder escribir.


-¿Veremos su etapa en que firmaba como Roldán en el TBO o su etapa en el Jueves como Dino?
Por supuesto. Revisando los ejemplares de esos años me ha sorprendido descubrir que su paso por la revista TBO es más importante de lo que se suele decir. Vamos, que no fue en absoluto un colaborador menor de TBO durante los años que trabajó ahí. Y sobre el seudónimo Dino, sólo diré que lo considero esencial para entender al Raf de la década de 1980: viendo lo que firma como Dino se explica mucho de lo que vino después.

  Raf: Viñeta publicada en TBO firmando como Roldan. Segunda en revista Eh! en 1977 firmando como Dino

-¿Has podido contactar con familiares del autor para la elaboración de este libro?
Sí, sí. Eso era esencial para el proyecto. Lo planteé como un trabajo periodístico, y en ellos, hay que ir a las fuentes, preguntar, buscar… La primera persona con la contacté fue la viuda de Raf, y luego su hija. Sin su ayuda este libro no existiría.

 Portada original para la revista Puta Mili de Ediciones El Jueves

-Son increíbles sus primeras portadas de Din Dan y Tio Vivo con infinidad de personajes bruguerianos que aparecían en ellas. ¿Qué opinas?
Es una de las creaciones que se analizan en el libro. ¿De dónde salen esas portadas? ¿Qué le lleva a crear esos grandes frescos? La respuesta es necesariamente doble: por una parte el talento de Raf, porque hay que ser muy buen dibujante para hacer unas composiciones tan complejas; por otra parte tiene que ver con la tradición del dibujo en Cataluña, y ahí es obligado citar el referente que fue la obra de Ricard Opisso.

Diferentes portadas de Raf en la decada de los setenta

-El dibujo de Raf es de trazo ágil y muy reconocible. Mi personaje favorito es Manolón conductor de camión (1969). ¿El o los tuyos?
Difícil me lo pones. Para no mencionar las series habituales, citaré un par de personajes previos a Bruguera que me encantan: Sherlock Holmes y Conchito Barbarroja, habría que recuperar esas páginas porque son magníficas. Me ha sorprendido muy gratamente la relectura de Doña Tecla Bisturín y, por supuesto, es soberbio todo lo que hizo para el mercado británico. Y Mirlowe, y las historietas ripiadas...


-Sir Tim O´Theo estaba muy bien ambientado, parecía que estuvieses en una villa inglesa y Raf realizó una enorme cantidad de aventuras de este detective. ¿Sabremos más sobre el guionista Ron Clark?
Sabréis todo lo que hay que saber de él en relación con Raf. Tuve la suerte de poder hablar con Clark y fue un auténtico lujo. Hay anécdotas sorprendentes.


-¿Andreu Martín, el célebre novelista, que también fue guionista de Sir Tim O´Theo aparece en este libro?
Fue otro de los autores entrevistados. Uno de los primeros con los que quise contactar porque era esencial para el libro. Fue extremadamente amable y me aportó dados valiosísimos sobre la persona de Raf, sobre su forma de trabajar en la serie Sir Tim O’Theo y sobre todo ese universo de personajes. Andreu Martín me ayudó a entender mejor esta serie capital en la vida de Raf. Espero que en el libro lo haya sabido trasmitir.


-A mí particularmente me gusta más su otro pequeño detective Mirlowe. Sus aventuras largas eran muy entretenidas, sin buscar demasiado el chiste-carcajada.
Estamos de acuerdo. Es una serie mayúscula. Lógicamente, le tenemos mucho cariño a Sir Tim O’Theo –y así debe ser– pero Mirlowe es como mínimo igual de buena. Raf está ahí más suelto y más libre. En el libro escribo que Raf crea esa serie cuando está “en la cima”. Con eso está todo dicho, ¿no? Es una obra de absoluta madurez hecha por uno de los mejores historietistas de nuestro país.

-¿El libro explorará también su etapa como dibujante de storyboards para El Mago de los sueños, los dibujos animados de Cobi y la segunda parte de D´Artacan?
Es una etapa importante en la vida profesional de Raf y sí se habla de ella… así como de otros proyectos de los que hasta ahora no se había dicho nada. Algunos de ellos, inacabados.

- ¿A qué ha sido debido el retraso de más de un año que ha sufrido el libro?
Este es un libro que finalmente publica Ediciones Amaníaco, una editorial pequeña pero muy activa, y no siempre se puede ir tan rápido como todos quisiéramos. Además, tanto Jordi Coll como yo mismo hemos sido muy cuidadosos –iba a decir quisquillosos– con la maquetación y la composición de las páginas para equilibrar texto e imagen. Y además siendo muy cuidadosos con los derechos de la obra de Raf. No es fácil.


-Y finalmente, ¿te animarías con otro gran dibujante que realizó miles de historietas y que aún no goza de ningún libro biografía? Te propongo a: Robert Segura.
Me encantaría escribir sobre Segura, a quien entrevisté para este libro sobre Raf. O escribir sobre Conti, o sobre Cifré, o sobre Martz-Schmidt… O sobre Ibáñez, del que aún falta mucho por escribir... Pero es imposible. La dedicación que exige un libro sobre uno de estos autores de Bruguera es altísima y como no existe un mecenas que financie el esfuerzo, pues te diré que una locura así se hace una vez en la vida, sólo una. Ni siquiera quienes tienen los derechos sobre el fondo de Bruguera parecen interesados en estas iniciativas. Es triste que los últimos libros sobre Vázquez, Jan y Raf, así como los dos mejores volúmenes sobre los tebeos de bruguera , hayan sido publicados por cuatro editoriales que no son las que explotan ese fondo (Dolmen, Tebeosfera, Amaníaco, Ediciones El Jueves, respectivamente). Fíjate en el catálogo de Dupuis en Bélgica y mira cómo están publicando, restaurando y sacando ediciones comentadas de su fondo editorial, biografías... Mira cómo están mimando la obra de André Franquin... Ese es el trabajo que habría que hacer aquí con Bruguera. Y no lo digo por nostalgia sino porque resulta que además es un negocio: el año pasado, del Spirou de Franquin se despacharon 25.000 ejemplares sumando sólo tres reediciones restauradas que fueron novedad, sin contar todo el fondo de catálogo que se sigue vendiendo.

 Diferentes trabajos de Raf fuera de la Editorial Bruguera. El primero fue un album de cromos de caricaturas de Panini

-¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Ahora mismo estoy trabajando en algo relacionado con el cómic francobelga, que es otra de mis pasiones. Pero no quiero hacer un libro meramente histórico sino algo un poco distinto... Sólo espero no tardar otros diez años porque si no, sé de alguien que se va a enfadar conmigo. Y con razón…

En tan solo 15 días el libro estará disponible...

7 comentarios:

maginelmago dijo...

Felicidades por la entrevista, Taradete. Y a Canyissà: por esa investigación, que es casi como "El Caso del Raf desvanecido".

SadlyMistaken dijo...

¡¡Me ha encantado la entrevista!! Y ardo en deseos ya de tener el **** libro en mis manos... jajajaja

DELLIAFONTE dijo...

Entretenida entrevista, mi más sincera enhorabuena. hay ganas de comprarlo, esperemos no "pique" mucho...

francisco miranda dijo...

Magnífica entrevista, un aperitivo excelente para el libro, se me ha hecho la boca agua repipas.

Anónimo dijo...

Felicidades por el trabajo y por la entrevista para recordar a un autor tan excelso como fue RAF. Es una verdadera pena vivir en un país donde nunca se ha valorado al dibujante como a un trabajador sino como a un mangante, o, en el mejor de los casos, a un gandul con mucho tiempo libre. Pero claro, estamos hablando de cultura en un país de catetos.
Yo también aprendí a leer antes de entrar en el colegio, gracias a Mortadelo y Filemón y siempre me pregunto qué habría sido de RAF de haber nacido en Francia, por ejemplo... creo que todos sabemos la respuesta.

Enhorabuena y gracias

Los Burgomaestres dijo...

Enhorabuena, don Jordi...¡¡Al fin ve la luz, la criatura!! Sólo diré que parece estar a la altura del artista tratado... ¡y eso es mucha altura! Abrazos burgomaestriles.

Los Burgomaestres dijo...

Enhorabuena, don Jordi...¡¡Al fin ve la luz, la criatura!! Sólo diré que parece estar a la altura del artista tratado... ¡y eso es mucha altura! Abrazos burgomaestriles.