viernes, 2 de mayo de 2014

Crónica La Massana Còmic Andorra 2014 (1ª parte)


 Arriba dedicatoria de Tomeu Morey
Abajo ilustración para el cartel de este año realizada por Josep Homs


Descubro el Salón de La Massana Còmic de Andorra cuando cumple su mayoría de edad y es una pena haberme perdido toda su adolescencia porque este evento tiene mucha calidad. Cuando se pone pasión, entusiasmo, conocimiento y ganas, se refleja en el resultado final.

Este evento nació en el año 1997 en el polideportivo de L´Aldosa, gracias a su alma mater Joan Pieras, divulgador de la historieta, aficionado a los cómics, director y organizador de los sucesivos salones de La Massana Còmic. Solo hay que oírle hablar dos minutos para notar su amor por los tebeos, y por amor se hace casi todo.


Pero este ha sido el último año de Joan Pieras como director del evento y de Xavi Àlvarez como secretario. La asociación l´Arca (Associació Andorrana del Còmic, la Il·lustració i l´Animació) pasa a estar presidida por Josep Samarra al que se le presenta un gran reto. Mientras cuente con vocales como Sergi Sogas y Montse Mayol que se casaron el viernes 4 de abril por la mañana, el mismo día de la inauguración del salón, y por la tarde ya estaban trabajando en el funcionamiento del evento, la cosa no puede ir mal. Si eso no es pasión y locura, que baje Thor y lo vea.

Por la Massana Còmic han pasado cerca de 180 autores y se han podido degustar miles de originales. En la ceremonia de apertura Joan Pieras destacó que le gustó conseguir que Jan se decidiera a venir por primera vez en el año 2004, ya que antes el autor se negaba a asistir a este tipo de eventos. A Jan le gustó tanto que repitió y hasta realizó una historieta de Superlópez ambientada en Andorra en la que aparecía el mismísimo Joan Pieras.

Arriba ilustración obra de Blas Gallego
Abajo el autor leyendo su propia entrevista en el Periódico de Andorra

La Massana Còmic es un salón muy acogedor y tranquilo, lejos de las aglomeraciones y del carácter excesivamente comercial de otros salones. Los autores son tratados con mucho mimo y para el visitante la jornada se pasa en un santiamén, ya que actualmente el punto fuerte de las actividades solo dura un día. Cosas de la crisis y de los presupuestos.


Durante la tarde del sábado todos los autores estuvieron dibujando sin parar hasta casi finalizar la jornada. Había, eso sí, bastantes niños en las colas a la caza de algún dibujo personalizado. Esperemos que algunos de ellos empiecen a leer tebeos al ver las maravillas de dibujos que se llevaban. También se contaba con un espacio de dibujo para entretener a los más pequeños siempre a la vista de los padres.

 


El restaurante Cal Silvino donde cogían fuerzas dibujantes, organizadores y divulgadores decorado con platos dibujados por los autores que han ido pasando en anteriores años. Paco Díaz decorando un plato en el citado restaurante

Dos dedicatorias de Paco Díaz. Si quereis hacerle feliz pedirle un Spiderman. Es broma, que se le hace cuesta arriba.

Una jornada con muchos autores. Con Enrique Corominas, el portadista de Juego de Tronos; Blas Gallego, el gran veterano de la ilustración fantástica en todos los aspectos; Josep Homs con el maravilloso cómic El Ángelus y la primera parte de la adaptación de Millennium. ¡Cuantas Evelyne tendrá que seguir dedicando! ¡Eso le pasa por hacernos enamorar de ella!; Los lápices realistas de Jaime Calderón que hacen muy apetecibles la ficción histórica; los superhéroes de las islas Baleares Paco Díaz, Guillem March, Tomeu Morey atendieron incansablemente a las peticiones de personajes Marvel y DC de la chavalería; José Domingo no paró de dedicar su obra Aventuras de un oficinista japonés; además de algún que otro dibujante que se apuntó a la fiesta como Joan Mundet.

 Enrique Corominas

 Portada Millenium y gran dedicatoria de Josep Homs

Guillem March y Joan Mundet
Blas Gallego junto a un original suyo de la neumática Dolly


El espectacular arte de Blas Gallego

Bocetos de Jaime Calderón

 La única conferencia del salón fue a cargo del divulgador de la historieta Antoni Guiral y giró entorno a “La otra novela grafica española: La novela gráfica para adultos”. O sea los tebeos pequeños, baratos, muy económicos, mayoritarios y no muy bien impresos de los años cincuenta, sesenta y setenta que contenían temas habituales y tópicos como romances, guerra, oeste y policíacos.
Os cito aquí un pequeño extracto de la conferencia de Antoni Guiral.

“En 1955 nació una colección llamada Historias. Era una colección en tapa dura que cogía novelas de la literatura universal que estaban condensadas y cada dos o tres paginas de texto había una de historieta. Con 64 páginas de historieta te las leías y podías entender de que iba aquella novela. Esta colección se hizo muy popular. Creo que prácticamente nadie leía el texto y tampoco pasaba nada porque las novelas no eran las originales sino que estaban condensadas. Y además Bruguera para no pagar derechos de autor a los traductores solía coger traducciones antiguas y las retocaba un poco con lo cual no estábamos leyendo la novela original”.


Las exposiciones de este año fueron para quitarse el sombrero. Una sala para cada autor con abundantes originales de cada uno de ellos. Blas Gallego contó con dos salas ya que una estaba dedicada a sus espectaculares ilustraciones originales de orgías en diferentes épocas, no aptas para cardiacos y corazones sensibles. Todo un esfuerzo que solo pudo disfrutarse durante los tres días del evento.



El Edificio de la Closeta es un buen lugar para estas exposiciones y las firmas de los autores. Este salón se lleva el 75% del presupuesto que tiene la asociación para todo el año.


El museo del cómic ubicado en la misma población de La Massana que nos fue mostrado por Josep Samarra y el propio Joan Pieras, tiene muy buen aspecto y va cogiendo forma año tras año. Exposiciones y sobre todo un amplio fondo de cómics en proceso de catalogación cada vez más completo. Un fondo de consulta que necesitará a todas luces más espacio y que con el tiempo podrá ser una realidad. Pero esto ya será tema para una próxima entrada.