jueves, 25 de septiembre de 2014

El arte de Rafael Cortiella: Psicosis


Psicosis (1960) de Alfred Hitchcock es uno de los grandes clásicos del cine. El tiempo ha pasado y las películas de terror han cambiado mucho, pero esta nos sigue dando escalofríos al revisarla hoy en día, y ya solo escuchando esa banda sonora con la música sugestiva y chirriante de Bernard Hermann. Anthony Perkins bordó el papel de Norman Bates.


Hay muy buenas curiosidades entorno al film. El famoso motel sigue en pie como atracción de la Universal Studios en California. La película presento complicaciones en la famosa escena de la ducha y es interesante descubrirlas. La escena dura unos tres minutos y tiene cerca de 50 planos. Solo decir que Anthony Perkins no estaba esos días en el plato. Más tarde algunos censores (y también algunos espectadores posteriores)  creyeron ver un seno de Jane Leigh y que el cuchillo atravesaba la carne en esa terrible escena por lo que Alfred Hitchcock tuvo que pasar la escena fotograma a fotograma a los censores, para demostrar lo contrario. Aunque otra historia cuenta que el director se llevo la escena prometiendo retocarla y días más tarde, al presentarla exactamente igual, algunos censores ya no veían el pecho y otros sí. Se afirma que se rodó en blanco y negro para no mostrar esa sangrienta escena en color.

Es verdad que en su estreno no se dejaba entrar en la sala una vez iniciada la sesión, o que los actores no podían dar entrevistas a la prensa durante la promoción, de la que se encargó personalmente Alfred Hitchcock. Ni hubo pases de prensa previos.  La película estaba basada en la novela del mismo nombre de Robert Bloch, de la que al comprar el director los derechos, intento adquirir casi todas las copias.



En España llego un año más tarde y el ilustrador Mac se encargó de realizar el correspondiente cartel. Sin embargo la publicidad a pluma que iba en la prensa  y diversas revistas, corrió a cargo de Rafael Cortiella. En esta entrada  podemos ver todos estos trabajos publicitarios de Psicosis por Cortiella, un buen documento gráfico, gracias a su conservación meticulosa por el autor.