viernes, 17 de marzo de 2017

Reseña: Super Agente 327 de Martin Lodewijk Dolmen Editorial

Cuando en 2013 la editorial Dolmen presentaba la linea Fuera Borda que recuperaría los clásicos cómics franco-belgas, que muchos leímos de forma interrumpida en los ochenta, nos llenamos de alegría. Así vinieron: Johan y Pirluit, Quena y el Sacramús, los Hombrecitos, Casacas Azules, Natacha, Bermudillo… y ahora le toca el turno al primer tomo dedicado a Super Agente 327. Todos ellos con tomos en tapa dura, con una muy buena edición y con buenos extras que además aportan información de los personajes y de sus autores.

  
Fuera Borda fue un extraño tebeo publicado en los 80 por la editorial Sarpe, que con tan solo 50 números conquistó a muchos lectores, porque en él descubrimos a nuevos personajes del cómic belga, al menos para nosotros, junto a otros ya conocidos. Extraña porque sus páginas eran muy finas, como satinadas, y se incluía sin venir a cuento un póster de un animal en las paginas centrales en cada número.
 
La revista Fuera Borda tuvo también los Album y los Super. Fue una buena línea editorial pero los tebeos serializados ya estaban heridos de muerte.

En el tebeo ochentero Fuera Borda se nos presentó al Super Agente holandés 327, patoso pero efectivo a partes iguales, cruce entre lo mejor de James Bond y del agente Maxwell Smart de la serie de televisión Super Agente 86. Solo que en su versión hispana el personaje fue bautizado como Enrique Panférreo y pasado a nacionalidad española y más concretamente ¡gallego!. Ademas se le añadió el Super. El nombre y la palabra Super se ha mantenido acertadamente en esta edición.

El creador de este personaje, Agent 327 en su versión original, es Martin Lodewijk (1939), que está considerado como uno de los grandes guionistas y dibujantes de la historieta holandesa. Su carrera se inició en 1957 con cómics de ciencia-ficción, de piratas y las tiras de Frank, el holandés volante. Después se alejó durante seis años del mundo del cómic para pasarse al dibujo publicitario, para volver en 1966 por la puerta grande con Agent 327 para la revista holandesa Pep. Al principio con historias cortas, más tarde largas y hasta la actualidad, con 22 álbumes publicados. Aunque hubo un parón de más de 15 años cuando Lodewijk regresó a la publicidad.


Martin Lodewijk ha escrito guiones para las series Johnny Goodbye, Storm, Lucky Luke, January jones y Quark, entre otros…

Este primer tomo que la editorial Dolmen dedica a Super Agente 327, nos llega con la calidad habitual, tres historias largas publicadas entre 1977 y 1979 con sus portadas de la revista original y un dossier sobre su creador escrito por el experto Alfons Moliné.


LA BAHIA DE LOS TIBURONES
El Doctor Papá dictador de Guaytí, junto a otros enemigos de Enrique Panférreo, ha secuestrado al navegante solitario Tragamillas. Quieren intercambiarlo por armas, o lo ejecutarán. Todo es un plan para obtener las armas y de paso cargarse al Super Agente 327. Pero claro, no cuentan con la solvencia y la estupidez a partes iguales de nuestro agente.

Esta historia posee el atractivo que nos presenta a los lectores a la espectacular y gigantesca agente suiza Olga Lawina, que armada con un peinado a lo Princesa Leia pero sobre todo propietaria de un busto generoso, se convertirá en una habitual de la serie y puede que en parte de su éxito. Sorprende ese velado erotismo en 1977 para una revista de cómics juvenil, pues Olga en esta aventura lleva un ceñido pantalón que muestra buena parte de su trasero a la mínima ocasión. En algunas ilustraciones de años posteriores aún parece tener mas pecho.

Unos ejemplos del erotismo con Olga Lawina.

La historia, además, contiene claras referencias a la película Tiburón de Spielberg estrenada en el año 1975.
Un a aventura policíaca, con acción, malvados tópicos comiqueros, humor y una pizca de erotismo. 


EL GRAN DORMILÓN
La segunda historia enlaza con la primera y nos lleva directamente al Triángulo de las Bermudas por lo que el misterio, la fantasía y la ciencia-ficción, están servidas: un hombre de mas de diez mil años, naves especiales, extraterrestres, todo está incluido en esta historieta con pasajes y decorados muy psicodélicos y originales. La resolución de algún pasaje me ha recordado al film Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, así que quien sabe si George Lucas leyó esta historia. Como bonus con esa historia y a través de flashbacks, podemos ver una versión mas primitiva del Super Agente 327 y observar la evolución del dibujo de Martin Lodewijk.

Una historieta entretenida para los amantes de la ciencia ficcion setentera, pero aún siendo muy juvenil, no están mal sus descabelladas ideas.


LA RONDA DE NOCHE
La tercera historia y última retoma otra vez el ambiente característico policíaco de la serie y que a ratos nos retrotrae a Mortadelo y Filemon, ¡esa forma de entrar en el cuartel general!
El gobierno holandés manda a sus servicios secretos proteger unos documentos importantes en forma de microfilm. A estos se les ocurre ocultarlo detrás del cuadro La ronda de noche de Rembrand, que está expuesto en un museo. Está claro que algo fallará.

Las historias incluidas en este tomo mezclan pura aventura y fantasía con algunos puntos de realidad. Esta edición de Dolmen se ve favorecida por las notas del traductor, que aportan datos del contexto del año en que fue realizado el cómic, o incluso cita libros de otras editoriales como Aku Aku, el secreto de la isla de Pascua.


El crítico y experto Antoni Guiral afirmaba lo siguiente de la serie en el tomo 8 de su obra Del tebeo al manga “El atractivo grafismo semicaturesco de Lodewijk- muy en la linea de la historieta franco-belga de humor-, y su capacidad para la narración aportan a Agent 327 un encanto especial”


Super Agente 327 gustará a todos los que descubrimos este cómic en los ochenta, eso es indiscutible, pues las historias, aunque con referencias caducas (en un momento dado se hace coña con ¡el número de teléfono de Sylvia Kristel!), resisten el paso del tiempo por el buen hacer tanto en guión como en dibujo de Martin Lodewijk. Sin ser grandes historias de género policíaco, son aventuras con una pizca de humor. En esta última historia hay un buen sketch con una tienda de cómics. También gustará a los gourmets del cómic europeo clásico y estaría bien que llegase a nuevos lectores, pero esto lo veo más difícil.

En resumen ¡otro buen tomo para tu colección de clásicos Fuera Borda de la mano de Dolmen editorial!
Martin Lodewijk
Formato: Cartoné
Tamaño: 28 x 21 cm
160 pp. Color:
Precio: 29,95 €