lunes, 30 de junio de 2014

Entrevista a Josep Samarra / La Massana Còmic Andorra


El sueño de Joan Pieras lleva 18 años siendo una realidad. Un salón del cómic en La Massana con presencia de conocidos autores y amplias exposiciones. En 2007 nació L´Arca asociación sin ánimo de lucro que tiene como misión principal difundir el cómic. Una misión difícil pues a simple vista una tableta “mola más” que un tebeo... Pero ahí esta el Museo del còmic de La Massana para descubrir estas maravillas a todos los públicos. Presento aquí una pequeña entrevista al nuevo director de L´Arca Josep Samarra.

ENTREVISTA A 
JOSEP SAMARRA
Presidente de l´Arca l´associació del Còmic, 
la Il.lustració i l´Animació.
LA MASSANA CÒMIC ANDORRA.


-¿Cómo afrontas esta nueva dirección de La Massana Còmic Andorra?

Con mucha ilusión y ganas de hacer cosas nuevas. Como somos todos voluntarios, y por lo tanto no cobramos nada por todas las horas que tenemos que dedicar, el motor que nos impulsa es solo la pasión por el cómic (y mejor tener las pilas bien cargadas antes de dedicarse a esto...). Nuestra intención de momento es mantener el altísimo nivel que ha conseguido Joan Pieras durante tantos años, pero ha dejado el listón muy alto y será todo un reto intentar hacerlo mejor.



-¿Crees que el cómic vuelve a ser popular?

Francamente no soy muy optimista de que vuelva su popularidad de antaño y menos en España.  Es cierto que hay un renacer del cómic Americano de superhéroes (debido a las producciones cinematográficas tipo X-Men y Batman), pero la realidad es bastante negra e incluso el manga ha bajado. Tenemos que la crisis pasa factura a todos los sectores económicos y la industria cultural es la que más sufre porque tiene la fama de “prescindible” y, no nos engañemos, ser “comiquero” es un “vicio” caro. Por lo tanto muchos lectores ahora ya no pueden permitirse tantos “lujos” y más de uno se ha pasado a la piratería con las descargas de cómic por internet. Pero incluso si se quiere ser legal, y vamos a leer cómics a la biblioteca en lugar de comprarlos, el resultado es que a los autores cada vez les va a salir menos rentable dedicarse al cómic (solo hay que mirar la cantidad de nuevos autores españoles buenísimos que tienen que ir a ganarse la vida en el mercado francés o en los USA). Además, si no cambian las cosas, el cómic online es utópico de cara a la rentabilidad de las editoriales (otra cosa es la autopublicación).
Hay que tener en cuenta también que la media de edad de los lectores (Manga aparte) ronda ya entre los 30 y 40 años, con lo que son una generación que creció con los cómics y hasta ahora tenían dinero para gastárselo. En cambio, por primera vez tenemos casos de niños y jóvenes que no han tenido nunca un cómic entre las manos porque pasan el tiempo entre las videoconsolas e internet (ambos medios mucho más interactivos y sociales que el cómic) y gastarse 50€ en un puñado de historias que te acabas en un par o tres de horas les parece menos “rentable” que un juego al que le puedas sacar un buen centenar de horas de jugo (lo que evidentemente es un error, pues una buena historia que te lees en una hora te puede marcar para toda la vida).



-¿Cuáles son vuestros planes para difundir el cómic entre “los no creyentes”?

Pensamos que la mejor edad para descubrir el cómic es durante la infancia, por lo que nuestro proyecto principal consistiría en crear un dossier pedagógico para las escuelas con la colaboración de los profesores de lengua (no olvidar nunca que el cómic también tiene guión casi siempre) y de dibujo. Para complementar las clases habíamos pensado en organizar dos concursos escolares anuales: uno para el mejor guión y otro para la mejor adaptación en cómic de ese mismo guión. Estamos hablando de historias cortas de una sola página, pero a final de curso haríamos una exposición en el museo de las obras finalistas y entregaríamos a los premios a los tres primeros. Como premio especial al mejor guión, tenemos a suerte de contar con Jordi Planellas, nuestro dibujante de cómic nacional, quien se ha propuesto para adaptar ese guión como dibujante profesional. Tenemos muchos otros proyectos pero me harían falta varias páginas y no creo que estés por la labor…

 Página de Jordi Planellas

-Todo lo relacionado con el cómic lo haces, como muchos, de forma altruista. ¿A que te dedicas profesionalmente ?

Yo soy agente comercial colegiado, pero la verdad es que con esta crisis la cosa no está para lanzar cohetes, por lo que a menudo tengo que hacer algún extra de noche en un hotel para llegar a fin de mes. En ese aspecto recomiendo vivamente la profesión de recepcionista de noche a cualquier persona SOLTERA Y SIN HIJOS que esté interesada en dedicarse al mundo asociativo (cobras extra por ser de noche, tienes un montón de horas para leer cómics mientras estás de guardia y, sobretodo, tienes las mañanas o las tardes libres para organizar lo que te dé la gana).

-¿Cuáles eran tus lecturas juveniles?

Yo he tenido la inmensa suerte de poder ir creciendo leyendo de todo y me refiero realmente a DE TODO (infantil, juvenil, para adultos, para chicos, para chicas, americano, francobelga, manga, etc…) porque mi padre y mi hermano también comparten mi afición. Hay que entender también que soy de esos frikis que nos gastamos más en cómics que en nuestros coches.

-Recomiéndanos tres cómics publicados este último año.

Uf, mal me lo pones porque yo entiendo seis idiomas y leo mucho en versión original, por lo que alguno de los que te voy a recomendar tienen un montón de años pero se han publicado ahora en España (y también hay un montón de cómics maravillosos en francés y en inglés que difícilmente verán la luz en el mercado español, pero que le vamos a hacer…). Ahí va mi selección:
“Los Surcos del Azar” de Paco Roca, para todos aquellos que sufren de “amnesia histórica”.
"El almanaque de mi padre" de Jiro Taniguchi, para aquellos que nunca hicieron el esfuerzo de intentar entender a sus padres.
“Nausicaä” de Hayao Miyazaki (mucho mejor que la película de animación), para todos aquellos que tratan el planeta Tierra a patadas todos los días.
Ya sé que más de la mitad son manga, pero para mí también es cómic y no tengo las manías en los que algunos se encasillan solos.



-¿Puedes contarnos alguna anécdota curiosa de alguna edición de La Massana Cómic?

El salón en que invitamos a Victoria Francés fue un desmadre total con una cola para las firmas que superaba las de los demás autores en diez a uno y se nos llenó el salón de chicas góticas (nunca había visto tantas por metro cuadrado).

-Muchos salones han ido perdiendo la identidad al querer abarcar muchas temáticas ¿Crees que os puede ocurrir esto en futuras ediciones?

Nuestra identidad no se basa tanto en las temáticas como en el formato del salón. La idea es traer a unos cinco invitados con sus obras pero no solo para sus fans si no para que los descubran los visitantes que no los conocían. El mix de autores lo seleccionamos de manera que sean de estilos y técnicas diferentes para que la gente aprenda un poco de todo y no se queden encasillada solo en lo que ya conoce. Por lo tanto seguiremos siendo un salón bastante ecléctico, pero siempre intentando que las obras sean de la máxima calidad.

-¿Tenéis algo pensado para financiar un poco más el salón ya que el museo es gratuito?

Ese es el gran quid de la cuestión para cualquier asociación sin ánimo de lucro. Tenemos algunas ideas para mejorar la financiación, pero de momento son más un proyecto de cara al año que viene y aún tenemos que concretar los detalles. Vuélvemelo a preguntar después del próximo salón y ya te diré que soluciones hemos encontrado que FUNCIONEN.

-Explícanos en qué consiste el proyecto “baldosas” de personajes de cómic.

Pues muy sencillo, fue por casualidad que la esposa de Joan Mundet (el ilustrador de “El capitán Alatriste”) es ceramista y nos propuso de hacer unas pruebas para ver como quedarían. El resultado fue magnífico y decidimos que a partir de ahora haremos hacer un dibujo a cada autor invitado y lo vitrificaremos en dos baldosas (una para el autor y otra para el museo). De esta manera iremos rellenado poco a poco una de las paredes del museo con ilustraciones que van aguantarán más el paso del tiempo que sus versiones en papel.


-¿Cómo llego la magnífica ilustración de portada del Pulgarcito 50º aniversario al Museo de La Massana?

Ja ja ja, eso se lo tendrás que preguntar a Joan Pieras, que se merece un artículo entero para él solito porque fue toda una odisea! Lo que sí que te puedo decir es que es un orgullo del museo y una de las piezas a la que tengo más cariño.


Muchas gracias por contestar a estas preguntas.
Gracias a ti por interesarte! Espero que a tus lectores les anime a visitarnos.
Entrevista realizada en mayo de 2014.