sábado, 8 de febrero de 2014

Reseña: Nuevos tomos El Capitán Trueno de Ediciones B


El Capitán Trueno apareció en los quioscos a mediados del año 1956 con la historieta titulada “A sangre y fuego”. En aquella España de posguerra triste y gris los niños y jóvenes no tenían tantas distracciones y diversiones como ahora. Por 1,25 pesetas, o en su mayoría por cambios de tebeos o préstamos de ejemplares, se abría el mundo de Trueno plagado de aventuras, acción y humor. El Capitán Trueno es valiente, inconformista, desenfadado, alegre y rebelde. Sus historias cautivaron y entretuvieron a miles de lectores desde ese mítico primer cuadernillo. El héroe encarna el honor, la amistad y un modo de ver la vida, tal vez sin matices, pero donde lo que importa es luchar por la injusticia allí donde se diese. Una filosofía a la que aspiraban muchos lectores y que, sin duda, les marcó. Cualquier adulto de cuarenta años para arriba sonreirá de felicidad al escuchar su nombre.

El Capitán Trueno, como muchos otros héroes, tenía una novia nórdica llamada Sigrid, reina de la Isla de Thule, pero a diferencia de otras heroínas, esta participaba activamente en algunas aventuras. Aunque no siempre, pues la censura no podía permitir que una mujer estuviese junto a un hombre por ahí sin casarse, pero cuando intervenía era de armas tomar, al igual que otras mujeres que aparecieron en el serial.

Los que siempre estaban a su lado eran sus dos fieles amigos: Goliath, un fortachón amante de la comida y de las peleas por las buenas causas, no en vano le apodan el cascanueces, y por otro lado Crispín, un joven que cae bajo la custodia de Trueno, se convierte en su escudero y sueña con ser investido caballero. Con el tiempo Crispín fue alcanzando protagonismo y enamorando a diversas damiselas. Estos dos personajes formaban el contrapunto humorístico de la serie.

Toda esta aventura sin fin, apoyada de emocionantes "continuará", ya que los cuadernillos de doce páginas (17 x 24 cm) siempre continuaban, sedujo a niños y a mayores que auparon al cuadernillo de El Capitán Trueno a los más vendidos de España. Su tirada inicial fue de 30.000 ejemplares. Pronto, debido al éxito, pasó de quincenal a semanal y la tirada llegó a alcanzar primero los 175.000 ejemplares y después los 350.000 ejemplares semanales en sus momentos de mayor esplendor, contando que ya existían dos colecciones paralelas. Todo esto cuando aún en aquellas épocas se prestaban, cambiaban y alquilaban muchos de estos ejemplares. La colección original contó con 618 números publicados entre 1956 y 1968. No ha habido ni habrá en España un tebeo de aventuras tan popular como este.

Los artífices de este éxito fueron sin duda sus creadores el guionista Víctor Mora (1931) y el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza (1913-1992) conocido como Ambrós. Víctor Mora recibió el encargo de Bruguera de intentar conseguir otro éxito como el de los cuadernillos de El Cachorro de G. Iranzo que se publicaban desde 1951. El escritor y guionista presentó a un héroe ambientado en la Edad Media a finales del siglo XII. El Capitán Trueno al principio lucha contra los musulmanes infieles como mandan los cánones franquistas, pero pronto se aparta de este cliché y junto a sus inseparables amigos Goliath y Crispín, desenreda entuertos en cualquier parte del planeta.

Víctor Mora firmaba como Víctor Alcázar.”Me obsesionaba la injusticia y la falta de libertad que veía todos los días en la sociedad donde había crecido. Quise crear un paladín que luchara contra todo tirano, a favor de los débiles y oprimidos, en defensa de la dignidad humanaLa voz de Almería, nº 20.767 (12/06/1983).

Una lucha sin fin pues el cuadernillo siempre acababa con el obligatorio continuará y el más difícil todavía. Esto no es fácil, en palabras de Víctor Mora: “Nunca sé lo que va a pasar en el próximo cuaderno. Coloco a los protagonistas en situaciones espeluznantes, cuanto más difíciles, mejor. Añado el consabido “continuara” y me desentiendo totalmente del asunto. A la semana siguiente, cuando reemprendo la historia, es cuando debo encontrar la solución. Enfrentarse a una página en blanco con esos antecedentes es muy duro, pero afortunadamente, siempre encuentro una salida". El gran libro de El Capitán Trueno. Armonía Rodríguez. Ediciones B, 2006.

Ambrós dibujó en solitario los 35 primeros cuadernillos, luego debido a la periodicidad semanal y a que también se encargaba de las aventuras de El Capitán Trueno que aparecían en las paginas centrales de la revista Pulgarcito, contó en las tintas con la ayuda del dibujante Beaumont (1922- 1994) en los números 47 al 168. Luego la serie la continuaron diferentes dibujantes como el propio Beaumont y entre muchos otros Tomas Marco, Ángel Pardo, Adolfo Buylla, José Grau, Fuentes Man, Martínez Osete y Vicente Torregrosa.

“El dibujo de historietas es, sin duda, una actividad artística, pero creo sinceramente que seria un error enfocarlo exclusivamente para crear belleza. Una viñeta puede ser plásticamente perfecta y, sin embargo, resultar de efectos nulos o incluso contraproducentes para la finalidad que persigue la historieta: despertar y mantener el interés del lector". Ambrós en El gran libro de El Capitán Trueno.

Foto de una página del tomo

Aún con un ritmo infernal de trabajo Ambrós dotó de movimiento y realismo a El Capitán Trueno y compañía. Dibujos llenos de vida y acción que dejaban en comparación tristes a otros cuadernillos de aventuras. No le hacia falta, ni podía entretenerse a dibujar muchos fondos, sus personajes lo llenaban todo. Sus dibujos tienen calidad, vigor, y espectacularidad y hasta las mujeres seguían siendo bellas y sensuales por mucho que la censura rebajara pechos o bajara vestidos. Esto se puede comprobar fácilmente observando los dos tomos que acaba de publicar Ediciones B.

SOBRE LA PRESENTE EDICIÓN:

A sangre y fuego: ¡Empieza la Leyenda!
Breve Sinopsis:
La primera historieta nos presenta al Capitán Trueno como jefe de un grupo de cruzados españoles. Osado e inteligente su iniciativa será crucial para tomar la fortaleza enemiga. Ambientada en la época de las cruzadas en las primeras páginas se enfrenta al mismísimo Ricardo Corazón de León. El propio rey descubre su fuerza en el torneo amistoso en el que ambos se enfrentan antes de iniciar la batalla contra los infieles al grito de Trueno de ¡Santiago y cierra España!

Ricardo. Lo nuestro puede esperar, mi valiente adversario.
Trueno: Sabed que si en el Campo del Honor el Capitán Trueno os tiene por igual, en la batalla es el más respetuoso de vuestros vasallos.

Los dos volúmenes que ediciones B publica están abiertos a la aventura, a los sueños, a las exclamaciones de gallardía, a las risas con toques de humor que lo hacen intemporal.

Los dos tomos que ha publicado Ediciones B abarcan los primeros 96 cuadernillos apaisados de El Capitán Trueno tal y como se publicaron en el lejano 1956. Cada tomo contiene 48 cuadernillos de 12 páginas cada uno contando portada y contraportada. La portada de cada cuadernillo está dibujada en cuatricromía, las páginas interiores en blanco y negro y la contraportada en color azul, siguiendo el modelo original (aunque el color de portada y contraportada varia un poco). Las tapas realizadas en cartoné a color negro presentan una bonita ilustración blanco sobre negro con la imagen de Trueno y el titulo del cómic. Las sobrecubiertas están elaboradas en fondo blanco y hacen destacar la ilustración, que es la misma que en las anteriores ediciones en este formato, pero con un diseño más elegante.


Ediciones B nos propone una nueva ocasión para leer la mejor etapa de este tebeo sin adulterar, que si bien es hijo de la época en que nació sigue manteniéndose fresco gracias al arte de Ambrós y a la imaginación de Víctor Mora. En los dos volúmenes publicados hallamos el famoso globo aerostático de El Mago Morgano, el origen de Sigrid y un sinfín de aventuras desenfadas con la misma simple pretensión que antaño: entretener. Y si eres adulto volver a sentirte como un niño releyéndolas.

En esta edición las espadas, las flechas y la violencia física y verbal lucen como en sus inicios, puesto que la censura hizo estragos con el cómic en ediciones posteriores a la original de 1956. La misma censura había convertido a la serie en sus momentos finales en un cómic casi sin acción y con historietas más anodinas. Además en estos números la aventura es pura y dura ya que la serie no había derivado aún en una sobreexplotación del personaje, con repetición de caras, posturas y viñetas ya en la época en la que no la dibujaba Ambrós. El desgaste, pues, queda lejos en estos dos primeros tomos y son por si solos históricos dentro del mayor éxito del cómic español. Una obra imperecedera y agradable, un tesoro a descubrir por las nuevas generaciones.

Foto de una página del cómic

 Esta, sin embargo, no es la primera vez que se edita esta colección facsimilar de El Capitán Trueno, lo que nos demuestra la longevidad y el cariño que se tiene al héroe. Ya en 1991 aparecieron las historietas protagonizadas por el héroe hispano en cuadernillos coleccionables en entregas de 6 números de quiosco para su posterior encuadernación. Y este bonito formato en tomo fue estrenado en 1995 con 13 volúmenes en tapa dura y sobrecubierta que reunían los 618 cuadernillos que constituyen la serie. Posteriormente en 2003 se reeditaron tan solo los seis primeros tomos con cubiertas de tela y más adelante aparecieron de nuevo tan solo los tomos 1,2 7,9,10 y 11.

Y desde diciembre del 2013 Ediciones B presenta esta nueva edición de las aventuras de El Capitán Trueno que re-edita los 13 tomos de la serie con los 618 cuadernillos. Una nueva oportunidad de reunir toda la colección original de El Capitán Trueno en tomos muy bien editados de los que ya se pueden conseguir en las librerías los primeros dos volúmenes.

EL CAPITAN TRUENO
Tomo 1 y 2
Recopilación
Ediciones B
Encuadernación: Cartoné
Dimensiones: 16x24 cm
Páginas: 576
PVP: 29 euros x tomo