miércoles, 20 de noviembre de 2013

Reseña: El Pequeño Christian de Blutch

ErCómicRecomendao:
El Pequeño Christian
 
La infancia es un tiempo largo que luego recordamos con nostalgia y cierto anhelo, olvidando los malos ratos y frustraciones propias de este tiempo. También es una época mágica de descubrimientos. El sexo opuesto nos repele y luego nos interesa.
Hay dos cómics que han retratado la infancia de una forma muy bonita , divertida y con gran imaginación por parte de sus protagonistas. Son Calvin y Hobbes de Bill Watterson y el pequeño Spirou de Tome y Janry. Este último introduciendo un interés muy presente por el sexo contrario. Si estos dos cómics te gustaron es seguro que el Pequeño Christian de Blutch te agrade también. Y un Blutch ameno y que se entiende en la primera lectura no es habitual.


El cómic esta compuesto de historias cortas en las que Christian es un niño como todos, juega a ser "Cauboi" con sus amigos o sueña con sus personajes favoritos del tebeo y la televisión. La figura femenina y prohibida le atrae, pero Blutch sabe que es un niño (él es ese niño) y lo hace pensar como tal.
El cómic esta compuesto de dos álbumes de historias cortas. El primero en blanco y negro es muy divertido con esa infancia repleta de héroes icónicos como John Wayne, Steve McQueen o las protagonistas de los Ángeles de Charlie y el despertar del interés por el cuerpo desnudo de la mujer. En el segundo álbum en bitono hay más presencia de ese primer palpitar amoroso por una chica que se va introduciendo en la vida sin saber muy bien que hacer. Blutch termina la historia demostrando que aun es un niño aunque haya destellos de la pubertad.


Hay que avisar que el dibujo no es tan bonito como el de Calvin and Hobbes o vistoso como el pequeño Spirou, a primera vista hasta nos parecera feo, pero es una narración realista de una infancia a diferencia de estas obras citadas. Un dibujo sencillo, más cuando sueña con sus héroes el dibujo esta más trabajado. Tal vez por esto este cómic no sea un éxito aquí.  El pequeño Christian se aleja de otras obras más densas e  incluso casi imcomprensibles, al menos para mi, a que nos tiene acostumbrados este autor. Esta obra se lee y se entiende con su primera lectura. Contiene referencias francesas, que es de donde procede el cómic, y que seguramente desconoceremos pero al final del tomo hay un glosario aclaratorio para los interesados.
Fue el gran premio de Angoulême 2009.


EL PEQUEÑO CHRISTIAN
18 EUROS
110 PÁGINAS
NORMA EDITORIAL.